Rajoy en Alicante
Rajoy, haciendo deporte en Alicante. EFE

Tranquilo. Así asegura Rajoy haber vuelto a su "vida normal". El expresidente del Gobierno ha retomado su trabajo como registrador de la propiedad en la localidad alicantina de Santa Pola.

"Son muchos años dedicado a la política", dijo el expresidente. Así es: Rajoy abandonó su trabajo en 1990 para ser primero diputado, luego ministro y luego presidente del Gobierno. Ahora retrocede varias décadas, y tendrá una rutina diferente en Santa Pola.

Mariano Rajoy ha decidido rechazar el sueldo y privilegios que le corresponden como expresidente del Gobierno  y regresar a su antiguo puesto de trabajo. No contará por tanto con coche oficial, pensión de expresidente ni grupo de escoltas. Es el primer presidente de la democracia que opta por no tener estas ventajas.

Su horario como registrador será de nueve de la mañana a dos de la tarde, de lunes a viernes. Por tanto, vivirá entre Alicante y Madrid. En la Costa Blanca, el exlíder del Ejecutivo vive, por el momento, en un hotel cercano a la playa del Postiguet. Precisamente por ese paseo marítimo ha salido Rajoy a hacer deporte antes de redebutar en su lugar de empleo.

Donde puede darse por contento es en materia de sueldo. Como registrador, Rajoy percibirá en torno a 15.000 euros mensuales. Su labor es comprobar que los escritos de los notarios son correctos y dar fe de los mismos. De la presidencia del Gobierno, a trabajar como uno más:  el expresidente recupera el empleo donde trabajó de 1987 a 1989 y deja atrás la vida pública.