El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha evitado pronunciarse sobre los candidatos de su partido para sucederle en el liderazgo del PP y ha comentado que, una vez "retirado de la política", lo que pueda decir es "muy poco relevante".

"Mi posición es conocida: lo dije en el Comité Ejecutivo y en la Junta Directiva nacional. He convocado un congreso y ahora son los militantes del PP los que tienen que decir democráticamente quién quieren que sea su líder, y lo que yo diga es muy poco relevante", ha explicado.

"No tengo que transmitirles nada", ha apuntado en referencia a los aspirantes populares, "salvo lo que les dije: que me iba, que la vida continúa y que el PP es un gran partido, la primera fuerza de España, y que estoy seguro de que al que elijan los militantes lo hará muy bien".

Vuelta a la vida normal

Por otro lado, Rajoy se ha ejercitado por el paseo marítimo de Alicante un par de horas antes de incorporarse a su plaza de registrador de la propiedad en Santa Pola. El expresidente llegó ayer a este municipio costero para tomar posesión de su plaza de titular en el Registro de la Propiedad número 1 de la localidad (hay dos registros) y conocer a los siete empleados que le ayudarán en su nueva tarea. Está previsto se incorpore a su despacho para la atención al público.

Pese a trabajar en Santa Pola, el expresidente se aloja en un hotel de la cercana ciudad de Alicante que se halla junto a la playa del Postiguet y al paseo marítimo, y ha aprovechado esta circunstancia para salir a caminar a paso rápido sobre las 7.15 horas en dirección a La Cantera, en un día soleado y de ambiente preveraniego.