Riesgos del verano para tu hijo: accidentes infantiles y cómo prevenirlos
Es muy importante que los niños estén vigilados en todo momento y respetar las normas básicas de seguridad. Pixabay

Llega el verano y con él las vacaciones. Los niños tienen todo el tiempo del mundo, para jugar, bañarse en la piscina, en la playa... una época del año en la que los padres aún tienen que estar más atentos porque los accidentes infantiles aumentan en la época estival. Es muy importante no dejar de vigilar a los niños en todo momento. Te contamos cuáles son los accidentes infantiles más habituales en esta época del año y cómo prevenirlos:

Ahogamiento

Todos los años en verano sale alguna noticia de este tipo de accidentes. En tan solo unos segundos se puede producir un ahogamiento de un niño. También puede pasar que el ahogamiento no sea en el momento y que se produzca el llamado ahogamiento en seco o secundario, es decir, cuando el agua permanece en los pulmones y la acumulación de fluidos en el tiempo va reduciendo la capacidad del niño de respirar. Por ello es muy importante que estén vigilados en todo momento, bañarnos junto a ellos y respetar las normas básicas de seguridad. Si los niños no saben nadar deben ponerse flotadores o chalecos adecuados a su talla.

Golpe de calor

Con las altas temperaturas, los golpes de calor están a la orden del día. Los síntomas principales son agotamiento, mareos, temperatura alta y piel roja y caliente. Es importante hidratar bien al niño y ponerle una gorra e incluso colocarlo debajo de la sombrilla si estamos en la playa. También hay que evitar las horas del día en las que hace más calor y ponerle ropa fresquita.

Corte de digestión

Si el niño acaba de terminar de comer o ha estado expuesto al sol, hay que bajarle la temperatura corporal poco a poco, es decir, hay que evitar que se meta bruscamente en el agua. Lo recomendable es mojarle los brazos, piernas, cuello, cabeza, e ir metiéndolos en el agua poco a poco. De esta manera se evitará que tenga un corte de digestión, también llamado sincope de hidrocución. Los síntomas son vómitos, mareos y visión borrosa.

Quemaduras en la piel

Es muy importante proteger a los niños del sol. Hay que echarle protector solar 30 minutos antes de que esté expuesto al sol e ir echándole cada dos horas y después de que se meta en al agua. También es importante usar la ropa adecuada: gafas de sol, sombrero...

Que se pierda el niño

La playa, las piscinas públicas, los centros comerciales... son espacios donde hay gran aglomeración de personas, un pequeño despiste puede hacer que nuestro hijo se pierda. Para evitar estos sustos es muy importante estar siempre con él o tenerlo vigilado constantemente. Otra de las recomendaciones es ponerle una pulsera identificativa con su nombre y teléfono, de esta manera si se pierden pueden localizar a los padres fácilmente.