La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha desvelado este martes que se presentará como candidata a sustituir a Mariano Rajoy al frente del partido.

La exministra de Defensa ha comunicado su decisión durante la reunión de la Junta Directiva Regional del PP de Castilla-La Mancha, celebrada en Toledo. El anuncio ha puesto en pie a los asistentes a la reunión y ha provocado una gran ovación al grito de "presidenta".

La dirigente popular ha dicho haber tomado esta decisión tras consultarla con muchos amigos y compañeros de partido, con su familia y con sus seres queridos. "Es una decisión basada solo en la convicción de lo que es mejor para mi partido y por añadidura, para mi país", ha manifestado. "Quiero ser la primera mujer que presida el PP y el Gobierno de España", ha resaltado.

En un repaso previo de su trayectoria, Cospedal ha querido poner de relieve que sabe "lo que es ganar elecciones", en referencia a los comicios autonómicos de 2011 y 2015. " Sé lo que es ganar frente a viento y marea, cuando todo el mundo pensaba que era una causa perdida, y por dos veces, donde el PSOE se había impuesto desde la Transición", ha insistido, aportando también que sabe "gestionar equipos, sumar fuerzas e integrar apoyos". "Quiero aunar experiencia y juventud, solvencia e ilusión, y abrir los brazos a la sociedad civil", ha continuado. 

"Siento que todo lo vivido, mi formación y mi experiencia acumuladas, son la mejor preparación", ha agregado, antes de reconocer que se presenta entre una mezcla de sentimiento que pasan por "la responsabilidad, la ilusión, la confianza y el sentido del deber, desde la llamada al servicio y desde la fe inquebrantable en el PP", del que ha dicho sentir orgullo.

En ese repaso, Cospedal ha afirmado que se ha enfrentado a "individuos que han ensuciado las siglas del partido y que están donde tienen que estar", sin citar expresamente la palabra corrupción y sin hacer mención a la sentencia de la trama Gürtel, que condena a la formación como partícipe a título lucrativo.

Seis candidatos

En la carrera por liderar el PP ya hay seis nombres. El de Cospedal se suma a los de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría; el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado; el exministro de Exteriores José Manuel García Margallo, el diputado y secretario de Relaciones Internacionales del partido, José Ramón García Hernández, y el expresidente de Nuevas Generaciones en la Comunidad Valenciana José Luis Bayo.

La sorpresa la ha dado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien pese a ser considerado el aspirante con más posibilidades ha decidido quedarse en Galicia por "coherencia" y "compromiso" con sus votantes.

Cospedal, que ha arrancado su intervención alabando la labor de Rajoy, tanto al frente de los populares como del Gobierno, ha afirmado que "una decisión así no se toma a la contra". "No se toma contra nadie. Sería muy mezquino. Este es un proyecto integrador en el que cabemos todos. Es un programa que tendrá en cuenta las singularidades pero centrado siempre en España", ha dicho, en una referencia velada a la rivalidad entre ella y Sáenz de Santamaría de la que todos los medios se hacen eco.

La decisión de quién será el nuevo presidente del PP se tomará en dos fases. Después de que este miércoles expire el plazo para la presentación de candidaturas, el 5 de julio los militantes que se hayan inscrito para ello votarán en dos urnas, en una a los aspirantes y en otra, a los compromisarios. Estos últimos serán quienes acudan al Congreso Extraordinario los días 20 y 21 de julio y quienes elijan entre los dos más votados por los afiliados.

Renuncia a cargos

La número dos del PP renunciará a la Secretaría General cuando sea proclamada candidata para, según fuentes de su entorno, garantizar la imparcialidad del proceso electoral y la igualdad de todos los aspirantes.

Pablo Casado ha anunciado que hará lo mismo como vicesecretario general de Comunicación.