Un medio digital publicó las grabaciones del interior de una instalación de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, donde según la publicación, llamada ProPublica, permanecían custodiados varios niños posiblemente de origen mexicano separados de sus familias durante el intento de entrar de forma irregular en Estados Unidos.

En la grabación se oye a varios niños llorar y llamar a sus "papis" y "mamás" desconsoladamente. En un momento dado se oye a un adulto, que la web de información asocia a la de un agente de fronteras de EE UU, que dice en español "bueno, aquí tenemos una orquesta" y remata la cruel broma diciendo "faltaba el maestro". Después de le oye tararear imitando a la orquesta que acaba de citar y decirle a uno de los niños "¡No llores!".

En las grabaciones se oyen diferentes conversaciones de adultos, entre ellos una mujer, que hacen gestiones para localizar a parientes de los pequeños, supuestamente dentro de EE UU. En una de esas conversaciones una pequeña asegura que sabe de memoria el teléfono de su tía y que su "mami" le dijo que "después que me venga a buscar mi tía va a venir lo más pronto posible para irme con ella".

La información asegura que desde que la administración Trump decidió el pasado abril aplicar a rajatabla las leyes de inmigración más de 2.300 menores de ellos han sido separados de sus padres (100 de ellos menores de cuatro años), siguiendo la directrices que exigen procesar a todas las personas que intenten ingresar de forma ilegal en el país y llevarse a los niños que les acompañaran a centros de menores, instalados, según ProPublica, en "tiendas de campaña, grandes almacenes" y otras superficies "reconvertidas en centros de detención de la Patrulla Fronteriza".

Los servicios de Patrulla Fronteriza publicaron recientemente un comunicado en el que recalcaban que siguen las leyes existentes y recordaban que el procedimiento de inmigración exige que aquellos extranjeros que sean sorprendidos tratando de cruzar ilegalmente la frontera serán "detenidos y enviados directamente a la corte federal bajo la custodia de los U.S. Marshals y sus hijos serán transferidos a la custodia de Health and Human Services".