Rescate de inmigrantes
Barco con inmigrantes rescatados por MSF en el Mediterráneo. Archivo

En la semana en la que miércoles se celebra el Día Mundial de los Refugiados, las ONG hacen balance y aprovechan para plantear al nuevo Gobierno sus reivindicaciones en materia de migración. Al informe presentado este lunes por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), en el que destaca el nuevo récord en el número de peticiones de asilo presentadas en España, se suma este martes un estudio de Oxfam Intermón, que incluye las percepciones de los españoles. El sondeo refleja que el 65% ve necesaria la modificación de la legislación y del sistema de asilo para evitar las muertes en el Mediterráneo. 

Los porcentajes suben cuando se pregunta sobre la ayuda a los refugiados. El 70% considera que hay que auxiliarlos urgentemente porque se encuentran en peligro extremo; el 87% responde que los gobiernos europeos pueden tomar más medidas y el 86% cree que ellos mismos pueden hacer más. La encuesta revela también que para el 64% de la población se debe trabajar con la perspectiva de que esas personas puedan volver a sus países de origen.

El estudio, realizado antes de conocerse la situación del Aquarius, recoge también datos que muestran la penetración de algunos de los mitos fomentados por los sectores xenófobos y anti-inmigrantes: hasta un 55% de los encuestados expresa su temor a que acoger a migrantes pueda promover la llegada de terroristas infiltrados entre ellos. Al 80% le preocupa el crecimiento del racismo y la xenofobia.

Peticiones al nuevo Ejecutivo

Los resultados de la encuesta llevan a Oxfam Intermón a concluir que "queda claro lo que la sociedad española quiere". "Esperemos que el nuevo presidente escuche los mensajes de brazos abiertos que, a pesar del reto que supone, siguen lanzando hombres y mujeres de este país", afirma su director general, José María Vera.

Ante esa evidencia de que la ciudadanía española es mayoritariamente partidaria de un giro hacia una política más humana, la ONG pide al nuevo Gobierno que "ponga los derechos de las personas que migran en el centro de su política migratoria y que cumpla con los compromisos que hizo en su programa electoral, así como que sea coherente con la actividad parlamentaria de estos dos años de legislatura".

En línea con lo expuesto por CEAR, se insta a que España lidere un cambio de políticas a nivel internacional. Como primer paso, Oxfam Intermón reclama a Pedro Sánchez que, en el Consejo Europeo de los días 28 y 29 de junio, movilice al resto de Estados miembros para que compartan la responsabilidad de proteger los derechos humanos de todas las personas que llegan al continente buscando una vida mejor y más segura. "También es imprescindible que el Gobierno impulse un giro en las actuales políticas de externalización de fronteras de la UE que están poniendo en peligro en terceros países a miles de personas que se desplazan", agrega.

Tener en cuenta a niñas y mujeres en las políticas de desplazamiento global, la extensión de vías legales y seguras, el aumento de la ayuda y su uso para fines de desarrollo y la implementación efectiva del Tratado de Comercio de Armas son otras de las reclamaciones de la organización. También ha pedido a Sánchez que rechace acuerdos migratorios con terceros países que no se basan en un "escrupuloso" cumplimiento del derecho internacional y los derechos humanos, como el firmado por la UE con Turquía.

La ONG considera igualmente que la presencia de España en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU hasta 2020 debe servir para fomentar políticas humanas en la gestión de los flujos migratorios: "España debe contribuir especialmente a que la comunidad internacional adopte políticas para la protección de las mujeres y de sus derechos. Mujeres y niñas suman el 50% de las personas refugiadas o desplazadas internas que huyen de un conflicto".

Balance negativo del Gobierno saliente

La organización espera que sus peticiones sean atendidas y se revierta así la negativa política migratoria que venía manteniendo el PP. Oxfam Intermón considera que la respuesta de Mariano Rajoy fue de mínimos, "respondiendo con el cierre de fronteras que ha liderado en la UE y acompañada por un presupuesto para ayuda humanitaria ínfimo, que no ayuda a atender a las personas desplazadas por los conflictos o los desastres".

El anterior Ejecutivo cumplió al 99% con la cuota vinculante de reasentamiento establecida en julio de 2015 (1.433 de 1.449 personas, aunque un año tarde), pero solo llegó al 14% de la cuota vinculante de reubicación establecida en la misma fecha (1.359 de 9.323 personas).

"El Gobierno de Mariano Rajoy también limitó las posibilidades de reagrupación familiar, con tan sólo 264 extensiones (permisos de residencia a familiares de personas refugiadas) en el año 2016, el último del que hay datos disponibles", denuncia la ONG, y critica que "tanto a nivel español como comunitario, parte de la ayuda que se computa como ayuda al desarrollo se destinó en realidad al control de fronteras o la cooperación policial".

Oxfam Intermón recuerda que sólo una mínima parte de los desplazamientos que se producen en el mundo tiene a Europa como destino, siendo de 1,5 millones desde 2015. "No ha habido ni hay una crisis de personas refugiadas, sino una crisis de gestión de flujos migratorios y, desde luego, una crisis de valores y principios en ciertos sectores de la Unión Europea", destaca Vera.