Asesinada en Badalona
La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, y la consellera de justicia, Ester Capella, encabezan un minuto de silencio ante el Ayuntamiento, en memoria de la mujer asesinada presuntamente por su pareja en su domicilio de Badalona. EUROPA PRESS

En apenas 48 horas cuatro sucesos relacionados presuntamente con la violencia machista, todos ellos con víctimas mortales, han teñido de negro el arranque de esta semana.

El primero se produjo el domingo en la localidad granadina de Guadahortuna, donde una mujer de 43 años murió después de que su marido le disparara dos veces junto al domicilio de la pareja. El hombre, de 53 años y sin antecedentes policiales, fue detenido en el mismo municipio poco minutos después del ataque. La pareja tenía tres hijos. No existían denuncias previas por violencia machista ni antecedentes por agresiones, aunque sí un requerimiento hace años, por un episodio de disputas que provocó una llamada vecinal.

Ya en la madrugada del lunes, a las seis de la mañana, la Policía Local de Ciutadella, en Menorca, recibía un aviso procedente de una nave industrial situada en el polígono de la localidad. Al llegar, los agentes encontraron el cadáver de una mujer de 35 años, dentro de una bañera-jacuzzi hinchable. La pareja de la víctima se hallaba también en el interior de la nave. En un primer momento, aseguró a las autoridades que la mujer se había quedado dormida en el jacuzzi, y que esta era, presuntamente, la causa del fatal desenlace. A continuación, desapareció durante unas horas, para luego personarse en la comisaría acompañado de un abogado. Aunque la investigación sigue abierta, fuentes policiales han señalado que "en un 99 por ciento" se trata de un homicidio.

Ahogada

El tercer caso tuvo lugar en Badalona (Barcelona), donde un hombre se entregó este lunes a la Guardia Urbana tras confesar que había ahogado a su pareja hasta matarla, en un presunto caso de violencia machista, según informaron los Mossos d'Esquadra. Según fuentes próximas a la investigación, se trata de un hombre de nacionalidad guatemalteca, al igual que la víctima, y de unos 45 años. El cuerpo sin vida de la mujer fue hallado por la policía en el domicilio donde residía la pareja, y el presunto autor del crimen fue detenido. La víctima no había denunciado al hombre ni constan antecedentes judiciales de violencia por parte del arrestado.

La jornada de este lunes aún dejaría un cuarto caso, esta vez en el municipio pontevedrés de O Pourriño. Por la tarde fueron hallados los cadáveres de un matrimonio en el garaje de su domiclio. Ambos presentaban heridas por armas de fuego, y junto a los cuerpos había una escopeta. Según informaron fuentes judiciales, el suceso está siendo investigado como un posible crimen machista. La Guardia Civil, por su parte, ya ha indicado que no contempla la participación de terceras personas en el presunto crimen. La pareja había dejado de convivir hace unas pocas semanas y, al parecer, estaban contemplando la separación formal.

A falta de que se confirmen como casos de violencia machista las muertes ocurridas en Menorca y O Porriño, las mujeres fallecidas en Badalona y Granada elevan a 15 el número de asesinadas por sus parejas o exparejas este año, tres en lo que va de junio, una cifra de víctimas que iguala ya al registrado en el mismo mes de 2017.

Pese a estos últimos asesinatos, no obstante, las víctimas mortales por violencia machista a finales de mayo de este año eran 12, frente a las 29 del mismo periodo del año anterior, según datos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.