The New York Times
Un ejempar de 'The New York Times'. ARCHIVO

The New York Times está inmerso en la búsqueda de la verdad sobre una de sus reporteras sobre Seguridad Nacional, Ali Watkins, después de que sus correos electrónicos y registros de llamadas hayan sido confiscados como parte de una investigación federal por filtraciones de información a la prensa y haya salido a la luz pública su antigua relación con James A. Wolfe, el entonces asistente del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos.

La reportera, de 26 años, se unió al periódico en diciembre del año pasado, aunque previamene había roto con Wolfe, lo cual reveló al entrar en su nuevo puesto. Sin embargo, la investigación señala sus antiguos trabajos en PoliticoBuzzFeed NewsThe Hufington Post y McClatchy (este último como becaria) como parte de la trama.

Wolfe, de 56 años, fue acusado la semana pasada de tres cargos por mentir a agentes del FBI, así como de haber desvelado datos confidenciales a los medios, hecho por el cual The New York Times se encuentra ahora mismo recabando información sobre su propia reportera. Ante el Tribunal se declaró no culpable.

Además, nuevas fuentes afirman que un funcionario del Gobierno que conocía la relación contactó con Watkins y trató de descubrir quién o quiénes eran los responsables de las filtraciones.

Según el Times, Watkins mantiene que Wolfe no le dio ninguna información durante el tiempo que duró su relación. Por contra, la acusación sugiere que Wolfe no sólo fue una fuente para ella sino para más periodistas.