El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado este lunes que no presentará su candidatura para relevar a Mariano Rajoy como presidente del PP, de manera que se queda fuera de la carrera por la sucesión en la que en el partido se le veía como el candidato con más posibilidades.

Así se lo ha comunicado el también presidente del PP gallego a la cúpula de la formación regional, con la que se ha reunido este lunes en Santiago de Compostela, a los que ha confirmado que finalmente no concurrirá como candidato de cara al congreso extraordinario del PP que el 2o y 21 de julio relevará a Rajoy.

En 2016, "los gallegos nos han respondido con su voto mayoritario, una mayoría excepcional y sin haber completado mi compromiso no puedo fallar a los gallegos porque sería fallarme a mí mismo", ha dicho en alusión a la legislatura que terminará en 2020.

"Soy el presidente de Galicia porque una mayoría de ciudadanos, hombres y mujeres gallegos, así lo han decidido en las urnas. Para mí ser presidente de Galicia es la mayor de mis ambiciones políticas", ha asegurado.

Núñez-Feijóo ha desvelado así el misterio sobre su futuro, ante la junta directiva autonómica reunida en los jardines de un hotel en Santiago de Compostela, ante quienes ha admitido que se ha pensado presentar su candidatura.

"No voy a ocultaros que lo he reflexionado durante estos días la posibilidad de presentar mi candidatura", les ha dicho Feijóo, que ha rehusado dar su apoyo a ninguno de las personas que han anunciado que el miércoles harán oficial su candidatura, como el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, y el secretario de Relaciones Internacionales, José Ramón García-Hernández.

"Estoy convencido de que hay personas en el partido muy capaces de liderar una nueva etapa con acierto", se ha limitado a decir sobre quién debería ser el sucesor de Rajoy. "Tendremos la oportunidad de pronunciarnos sobre las distintas opciones que se abran a partir de este momento".

Reflexión legítima

"Presido el PP de Galicia desde hace 13 años, soy presidente de los gallegos desde hace algo más de nueve años, tengo, tenemos, el respaldo de la única mayoría absoluta" del PP en España, ha enumerado Feijóo, que ha añadido que "es legítimo que haya pensando en la posibilidad de presidir o intentar presidir el partido" a nivel nacional.

Sin embargo, la conclusión es que se quedará en Galicia a terminar su mandato como presidente de la Xunta, que expira en 2020, ha dicho Feijóo, que ha explicado que lo hace por "coherencia".

"Intento ser coherente con mi opinión y mis actos, tanto los pasados como los presentes", ha afirmado Feijóo, que ha añadido que "soy el presidente de Galicia porque mi único pacto ha sido con los gallegos".

El presidente gallego ha anunciado que cierra la puerta por tanto a intentar convertirse en el próximo presidente del PP y, según los estatutos del partido, el candidato a la presidencia del Gobierno, tras una larga introducción en la que ha agradecido las muestras "de afecto" que ha recibido en la última semana por parte de "muchos puntos de España", con "su opinión sincera y honesta" sobre lo que debía decidir de cara a la sucesión de Rajoy.

Feijóo era considerado como el aspirante con más respaldo entre la militancia y los dirigentes y en el partido se consideraba seguro que presentaría su candidatura en el plazo que se ha abierto este lunes y se cerrará el miércoles a las 14 horas.

Delfín natural de Rajoy

El presidente gallego era visto desde hace mucho tiempo por una buena parte del PP como el delfín natural de Rajoy, lo que hizo que, una vez abierta la carrera sucesoria, muchos miraran hacia él y, en términos generales, fuera visto como el candidato con más opciones. Según un dirigente popula era con mucha diferencia el que más respaldo tenía.

Junto a él, en las quinielas de los posibles sucesores de Rajoy con más "peso" y posibilidades en el partido se sitúan la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y la vicesecretaria general, Soraya Sáenz de Santamaría.

Sin embargo, a medida que se acercaba la apertura este lunes del plazo para presentar candidaturas, el mutismo de estos tres presuntos aspirantes ha ido en aumento, sembrando cierto desconcierto en el PP, donde una parte de los dirigentes empezaron a temer que Feijóo no daría el paso, como finalmente ha confirmado él mismo este lunes.

Este fin de semana el presidente gallego, el aspirante a quien todos en el PP daban como candidato seguro, no se ha dejado ver en ningún acto público y el viernes pasado explicó que utilizaría estos dos días para pensar sobre su decisión, una actitud que ha provocado extrañeza e incluso decepción entre quienes en el PP esperaban su candidatura.

Casado, Margallo y García-Hernández

Con Núñez Feijóo fuera de la carrera a la sucesión, el PP continúa pendiente de la decisión que tomen los otros dos nombres que sonaban con más insistencia, Sáenz de Santamaría y Cospedal, que todavía deshojan la margarita mientras el partido presencia cómo otros dirigentes e incluso simples afiliados dan el paso, el último de ellos, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha anunciado este lunes que empieza a recoger avales y el miércoles los presentará para convertirse en candidato.

Cospedal celebrará este martes en Toledo una reunión con la dirección autonómica del PP de Castilla-La Mancha que preside en el que se espera que también anuncie su decisión como ha hecho este lunes el presidente gallego.

En este contexto y sin nombrar a nadie, Casado ha dicho en declaraciones a la prensa que se presenta porque "yo sí quiero presidir el PP. No podemos seguir arrastrando los pies durante toda la semana para pensar quién quiere liderar un partido que es uno de los pilares fundamentales del sistema democrático español".

Finalmente, Feijóo no competirá con Casado ni con García-Hernández, que presentarán sus candidaturas el próximo miércoles, ni con el de momento único precandidato oficial, José Luis Bayo, expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana que en 2017 intentó sin éxito disputar la presidencia del PP valenciano a Isabel Bonig, que este lunes ha entregado 350 avales, 250 más de los 100 necesarios, en la sede nacional del partido.

En lugar de eso, Núñez-Feijóo ha manifestado que "voy a seguir trabajando por el PP desde el PP de Galicia y sobre todo, seguir defendiendo los intereses generales de Galicia, que son los des España, y lo haré desde Galicia, como presidente de Galicia".