ARCHIVO / Miembros de la PAH y del Observatori Desc.
ARCHIVO / Miembros de la PAH y del Observatori Desc. Europa Press - Archivo

La Comisión de Urbanismo del Ajuntament ha aprobado esta tarde de lunes la modificación del Plan General Metropolitano (PGM) para que el 30% de las nuevas promociones de pisos o grandes rehabilitaciones se destinen a uso social, ya sea de alquiler o venta, con los votos de última hora de ERC y PSC a cambio de que la normativa no entre en vigor hasta otoño, cuando sería aprobada de forma definitiva por la Generalitat.

El resto de votos favorables previstos son los de BComú, la CUP y el concejal no adscrito Gerard Ardanuy.

El anuncio de este  acuerdo lo han hecho de forma informal los portavoces de la PAH, el Sindicat de Llogaters y la FAVB, que se han manifestado frente a la plaza de Sant Jaume para reclamar a PSC, ERC y PDeCAT que apoyasen la propuesta. Estas plataformas sociales fueron las que propusieron esta medida al Ajuntament. El PGM modificado tendrá que aprobarlo un pleno municipal tras el parón veraniego.

Retraso de la moratoria

Finalmente, solamente el PP ha votado en contra de la propuesta, ya que PDeCAT y Ciutadans de han abstenido en la votación de una medida que el grupo popular en el Ajuntament ha tildado de "intervencionista". La ralentización del proyecto hasta después del verano implica que no se paralicen por el momento nuevas promociones inmobiliarias. "No queremos que se detenga la construcción en Barcelona", declaraba horas antes de conocerse el acuerdo el presidente del grupo municipal republicano, Alfred Bosch.

Desde el PSC, Jaume Collboni, veían en la moratoria el detonante de un "encarecimiento del precio de los pisos y pondrá en peligro puestos de trabajo".

La concejal de la CUP Eulàlia Reguant ha avisado este lunes a todos los grupos de que, si rechazan la iniciativa, deberán explicar "si se deben a los promotores o a las vecinas de la ciudad".

En un reunión de trabajo con periodistas esta misma mañana de lunes para explicar la modificación del PGM, técnicos del Ajuntament han insistido en que se seguirán dando licencias aunque estas estarán sujetas a que "acrediten que cumplirán la nueva normativa" aunque esta no haya sido aprobada definitivamente. 


Consulta aquí más noticias de Barcelona.