Los cinco miembros de La Manada sabrán, previsiblemente, esta semana si el tribunal prorroga o no su situación de prisión provisional hasta que se conozca la sentencia del Tribunal Supremo.

Tres de ellos, encarcelados en la prisión de Pamplona, han asistido este lunes a la vista a puerta cerrada celebrada en la Audiencia de Navarra sobre este asunto; los otros dos la han seguido por videoconferencia. Ninguno de ellos tenían derecho a hablar.

La semana pasada, las defensas registraron un escrito solicitando la puesta en libertad provisional de los cinco condenados por abuso sexual. A la comparecencia estaban citadas todas las partes, es decir, los abogados defensores, la acusación particular y las acusaciones populares ejercidas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, además del Ministerio fiscal.

Agustín Martínez Becerra, abogado de cuatro de los cinco condenados, ha considerado que "lo ajustado a derecho" sería que el tribunal atendiera esta petición de la defensa y que "a partir de ahí siguiera el procedimiento judicial" hasta que se dicte sentencia firme.

"En el auto se hablaba de la existencia de un riesgo de fuga teniendo en consideración las altísimas penas que se pedían. La pena mínima eran 22 años y 10 meses. Teniendo en cuenta que la pena ha sido de nueve años y que ya llevan dos años en prisión, entendemos que no cabe plantear la existencia del riesgo de fuga como tal", ha señalado.

Del mismo modo, sobre la posible reiteración delictiva, el abogado ha señalado que "era una manifestación por parte del tribunal que carecía de ningún tipo de fundamento ni soporte, teniendo en consideración que no ha existido ninguna causa por la que hayan sido condenados". El tribunal, el mismo que dictó la sentencia, podría adoptar en breve su decisión.

Los miembros de La Manada se encuentran en prisión provisional desde que fueran detenidos el 7 de julio de 2016, apenas unas horas después de que ocurrieran los hechos por los que fueron condenados a nueve años de prisión por abuso sexual con prevalimiento, si bien fueron absueltos del delito de agresión sexual.

La defensa compara La Manada con el caso Gürtel

En el escrito de la defensa se hace referencia a otros casos de repercusión mediática en los que las personas condenadas en primera instancia se encuentran en libertad provisional, como Iñaki Urdangarin y Diego Torres, por decisión de la Audiencia de Baleares o varios de los condenados por el caso Gürtel, algunos de estos últimos a 15 o 14 años de cárcel.

"La situación procesal de mis representados mantiene condiciones técnico-procesales de características similares a las que dieron lugar a autos en los cuales se dictamina la libertad provisional de ciudadanos condenados en sentencias en primera instancia", señala Martínez Becerra.

Ya el pasado 1 de diciembre de 2017, tras la vista oral del juicio celebrado el mes de noviembre, la Audiencia Provincial de Navarra rechazó la puesta en libertad de los cinco acusados como habían solicitado igualmente sus defensas. En este caso, también se produjo, al igual que en la sentencia, el voto particular de uno de los magistrados.