Sabina
Joaquín Sabina, en un concierto en el WiZink Center de Madrid. EFE

El antiguo Palacio de los Deportes lleno de bombines, ansiosos fans con infinitas ganas de ver al maestro dar otro recital. 'Y sin embargo', canción con la que terminó de romper, no pudieron presenciar el concierto completo del cantautor: Joaquín Sabina tuvo que retirarse a la hora y media de actuación porque se había quedado mudo. Es el enésimo percance en esta gira interminable y repleta de problemas de salud.

"Joaquín se ha quedado totalmente mudo y no va a poder seguir el concierto, lo sentimos de todo corazón", lamentaba Pancho Varona, uno de los músicos de la banda. Hasta ese momento, el de Úbeda ya había abandonado dos veces el escenario.

"Envejecer es una puta mierda", avisaba Sabina ya al respetable. "Por motivos físicos o espirituales no están viendo ustedes un buen concierto", decía, a lo que el público de la capital respondió con una tremenda ovación de apoyo. Aunque, cuando finalizó la actuación, este no tendría la misma reacción.

A pesar de la retirada antes de tiempo, hora y media del Dylan español da para mucho. Entró al son de Yo me bajo en Atocha con copa de champán en mano, a la que sumó clásicos como Por el boulevard de los sueños rotos o Donde habita el olvido y temas de su último disco Lo niego todo. Alusiones al difunto Javier Krahe y a su época de La Mandrágora (nombre del bar y del álbum que grabó con este y Alberto Pérez), además de a su también fallecido amigo Gabo, inundarían el recinto de una miscelánea literaria.

Y cómo no, no podía dejar de lado a su "familia". La banda que lleva acompañándole toda la vida también recibió sus cariños... Se deshizo en elogios con Jaime Asúa (guitarra), Antonio García de Diego (teclado y guitarra) y José Miguel Sagaste (saxo), entre otros. "Es el único grupo del mundo donde sus músicos cantan mejor que el propio cantante", contaba el artista entre toses y risas.

En abril de 2018, el cantautor ya interrumpió su gira en España debido a una tromboflebitis en la vena ilofemoral de la pierna izquierda. Acompañado de un frágil estado de salud, Sabina todavía tendrá que afrontar cuatro fechas más: A Coruña, Córdoba, Albacete y Granada. ¿Y respecto a lo de noche? No olviden, "siempre hay un vuelo de regreso a Madrid".