La infanta Cristina
La infanta Cristina sale de una vivienda de Ginebra, Suiza, el pasado 30 de septiembre de 2017. GTRES

Tras la sentencia definitiva del caso Nóos, que condena a cinco años y 10 meses de prisión a Iñaki Urdangarin y que la cumplirá en la cárcel de Brieva (Ávila), la infanta Cristina abre una nueva etapa en su vida con su marido en prisión, mientras que ella seguirá en Ginebra.

Según ha publicado este sábado La Otra Crónica (LOC), que cita fuentes del entorno de la hermana del rey Felipe VI, la infanta "no planea ningún tipo de traslado a otro país, ahí están adaptados y felices".

La familia Urdangarin lleva desde 2013 residiendo en Suiza, cuando saltó el escándalo de Nóos, para mantenerse así más alejados de los focos. Allí, sus hijos acuden a un colegio de élite, l'Ecole Internationale de Ginebra (Ecolint), por lo que la infanta no querría interferir así en su educación.

Visitas en la cárcel

Este viernes, el abogado de Urdangarin aseguraba en declaraciones a la agencia Efe que todavía barajaban "varias posibilidades" a la hora de elegir la prisión donde el cuñado del rey cumplirá su condena. "Hay muchas posibilidades, Cataluña, Baleares, el centro de España, el norte", insistía Mario Pascual Vives, que aclaraba que "no hay nada ni descartado ni decidido" y que están hablando "de todo".

A pesar de que se especuló con que la infanta Cristina se mudase a Lisboa, finalmente se quedará en Suiza, desde donde viajará a España semanalmente para visitar a su marido en la cárcel. "Su plan es intentar que coincidan los viajes que hace a la sede de la Fundación La Caixa con las visitas a la cárcel, ya que ella ya viajaba con frecuencia a España por su trabajo", explican a LOC fuentes cercanas.

De acuerdo a la ley penitenciaria, el ex duque de Palma no podrá acceder a los primeros permisos hasta que no cumpla un cuarto de su condena, esto es, si ha sido condenado a 70 meses (5 años y 10 meses), hasta que no hayan pasado 17 meses (en noviembre de 2019) no podrá tener dicho permiso. "Esa fecha es la primera barrera psicológica que van a pasar, después improvisarán los planes sobre la marcha", indican las mismas fuentes.

En sus visitas, la infanta podrá elegir ver a su marido en un locutorio los fines de semana, un encuentro que dura entre media y una hora, o bien en un vis a vis, una vez al mes. Esta visita puede durar en torno a dos horas y en ella pueden estar presentes hasta cuatro familiares del recluso, según la revista Semana, que cita a fuentes de Instituciones Penitenciarias.

Según prosigue diciendo esta fuente cercana a la infanta a LOC, la hermana del rey "tiene un dilema" respecto a sus hijos. "No quiere que vayan a la cárcel a ver al padre por la presencia de medios de comunicación, pero tampoco quiere privar a Iñaki de sus hijos", agrega.

La infanta, "destrozada" tras la sentencia

Asimismo, según LOC, la infanta "se derrumbó" cuando conoció la condena definitiva para su marido. "Está destrozada, aunque muestra la misma fortaleza que ha tenido durante todo el proceso", aseguran fuentes próximas citadas por dicho medio.

Desde que saltó a la luz el caso Nóos, tanto la infanta Cristina como Iñaki Urdangarin "han tenido ayuda de expertos". En el caso de la infanta, "no ha tenido depresión, pero sí momentos de tristeza y rabia por los que ha recibido asesoramiento psicológico", indica la fuente citada por LOC.