Una mujer saudí ha sido condenada a 50 latigazos por un tribunal islámico por haber torturado a su hijastra de 5 años obligándola a comer guindillas, ha informado el diario local Okaz. La condenada admitió durante el juicio haber colocado guindillas en la boca de la niña "como una forma para educarla".
Las torturas se prolongaron durante un año

La madre de la niña había pedido una acción legal contra la sentenciada por "maltrato" y "tortura" de su hija. El veredicto se produce pocos días después de la ejecución a sable en Arabia Saudí de una pareja por haber torturado hasta la muerte a la hija del marido, de nueve años de edad.

En ese caso, la víctima era hija de un matrimonio anterior, y el padre había tenido una larga disputa judicial con su ex mujer para obtener la custodia de la menor. Una vez en su casa, el padre y su nueva esposa -ambos saudíes-, comenzaron a torturar a la niña durante un año entero, golpeándola y quemándola en la cabeza, el rostro, los pies y en los brazos, además de encerrarla sin comida en ocasiones durante varios días.