El incendio declarado este jueves en un edificio de Vigo, que obligó a desalojar a los vecinos durante unas dos horas, se originó en la vivienda, concretamente en la cocina, de la mujer detenida en relación con estos hechos, quien supuestamente se encontraba sola en el momento de iniciarse el fuego.

Así lo ha comunicado a Europa Press la Policía Nacional, que ha informado de que la mujer, que tiene 35 años y es de origen brasileño, continuaba a última hora de la mañana de este jueves ingresada en el hospital a la espera de su valoración psiquiátrica.

Estas mismas fuentes han indicado que también están pendientes de los resultados de un examen de tóxicos, para saber si la mujer se encontraba bajo los efectos del alcohol o de alguna otra sustancia cuando ocurrieron los hechos.

La mujer permanece bajo custodia y en condición de detenida, pues de acuerdo con los primeros indicios (entre ellos declaraciones de los vecinos a la patrulla que acudió al lugar) pudo ser "la que provoca el incendio". En el momento de los hechos la mujer estaba sola y su pareja estaba trabajando.

Así las cosas, los cuerpos de seguridad continúan trabajando en las diligencias, y la Policía Científica trata de determinar la gravedad de los hechos. Además, se espera que los vecinos y, de estar en condiciones, la mujer, presten declaración próximamente.

LOS HECHOS

Los hechos ocurrieron sobre las 6,50 horas de este jueves, cuando un particular alertó al CAE 112 Galicia de que ardía el piso de un vecino, en el número 29 de la calle Elduayen. Hasta el lugar se desplazaron una patrulla de Policía Local, que desalojó a los vecinos y cortó el tráfico en la calle para facilitar el acceso a los servicios de emergencias, y tres dotaciones de Bomberos.

Según ha informado la Policía Local, el fuego salía de uno de los áticos del edificio (corresponde con un cuarto piso), que quedó "completamente calcinado". Fuentes de Bomberos de Vigo han indicado que las llamas se produjeron en una buhardilla antigua.

Asimismo, el humo afectó a otros dos áticos y a un domicilio ubicado en el piso de abajo, y, "por precaución", todos los vecinos fueron desalojados y no pudieron regresar

sus viviendas durante unas dos horas.

En el piso inferior a la buhardilla se encontraban en el momento de los hechos una madre y su hija pequeña, que se encuentran entre los desalojados y tuvieron que ser atendidas por inhalación de humo por los sanitarios del 061, si bien no fue necesario trasladar a ninguna de ellas a un centro hospitalario.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.