Asimismo, insultó y amenazó al resto del personal del centro, en el Paseo del Progreso, y, posteriormente, también agredió y causó lesiones a los agentes que acudieron a las instalaciones al conocer lo sucedido por una alerta en la Sala del 091.

Los agentes constataron a su llegada, por manifestaciones de los educadores del 'Espacio Abierto' de Caritas, que los trabajadores del centro estaban teniendo problemas con un usuario, presuntamente porque al entregarle una bolsa con su ropa él había observado que le faltaba una cazadora que ellos manifestaron no estaba entre sus pertenencias.

En ese momento, el joven comenzó a proferir amenazas contra ellos, que reiteró en presencia de los funcionarios, además de mostrar una actitud "muy violenta", según la información facilitada a Europa Press.

A continuación, los responsables del centro manifestaron a los agentes la intención de solicitar una medida que impidiera al usuario acudir de nuevo a las instalaciones, ya que "el comportamiento no era aislado" y llevaba varias semanas con la misma actitud "agresiva y amenazante".

Después, cuando se dirigió a recoger sus pertenencias, de manera sorpresiva salió corriendo hacia el comedor, donde agredió a uno de los educadores, al que golpeó con un puñetazo y al que agarró la cabeza, además de provocarle contusiones y lesiones en un ojo.

Los agentes tuvieron que intervenir y llevaron a cabo su detención, aunque ante la violenta actitud del detenido y la resistencia ofrecida, "cayeron al suelo, provocándose ambos contusiones y erosiones en manos y brazos".

El detenido, al que le constan 29 antecedentes, es considerado "un habitual en este tipo de comportamientos agresivos", "muchas veces sin motivo aparente", y tiene actualmente en vigor señalamientos para controles específicos decretados por el Juzgado de lo Penal

número 2 de Burgos y por el de Instrucción 4 de Salamanca, ambos por delitos de amenazas.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.