Profesor, aula, clase, docente
Un profesor en un aula. UCLM - Archivo

Varios maestros y profesores que se presentaron a las oposiciones de Enseñanza de la Generalitat del abril pasado han empezado a presentar recursos de alzada contra la resolución de su examen. Denuncian que los criterios de corrección no han sido transparentes y consideran que es una muestra el hecho de que entre el 50 y el 60% de algunos tribunales no hayan pasado a la segunda fase de la prueba, la presentación oral de la programación, debido al carácter eliminatorio de los exámenes.

Algunos de los docentes afectados aseguran que se han aprobado exposiciones orales con irregularidades como por ejemplo utilizar palabras en catalán en la especialidad de inglés. También critican que las pruebas escritas sean nominales, es decir, que el tribunal puede saber la identidad del examinando que tiene que escribir el nombre y el DNI.

Una maestra de inglés, que prefiere mantenerse en el anonimato, explica que el año pasado ya se presentó a las oposiciones de Andalucía y sacó más de un 7. Este año ha querido presentarse a las oposiciones en Cataluña, que contaban con 2.000 plazas, y no ha pasado de la primera prueba.

En el examen teórico recibió una calificación de 6,5 y en el caso práctico, de 3,1. Sorpresa. Decidió ver los exámenes orales de quienes habían aprobado con mejores notas y se encontró con como mínimo un caso en que el opositor utilizó palabras en catalán en una presentación para maestro de inglés, u otro caso en que el docente leyó la programación en vez de exponerla.

Lo mismo le ha pasado a otra chica, también en la especialidad de inglés, que se encontró situaciones similares en las presentaciones orales. Por eso consideran que los criterios no han sido ''transparentes'' y denuncian que después de hacer la reclamación correspondiente, no se les hayan enviado los motivos de la nota para saber ''qué han hecho mal'', sino tan sólo una carta, la misma a todos los reclamantes, que confirma que se desestima la reclamación sin más explicaciones.

Algunos de estos maestros que no han pasado el concurso de oposición se han empezado a movilizar a través de las redes sociales y han empezado a presentar recursos de alzada, el último procedimiento a que pueden aspirar. De hecho, este es el procedimiento que anima a seguir el sindicato USTEC-STEs. Según ha explicado el portavoz, Ramon Font, hay algún tribunal de educación física que sólo ha aprobado a dos opositores y el resto de los examinandos, unos 40, han presentado este recursos de alzada, que confía que se resuelvan positivamente.

Font ha detallado que es habitual en las pruebas eliminatorias hacer ''una criba'' y aprobar sólo a 10 personas de 70, por ejemplo, porque así, las personas eliminadas no tienen que hacer la presentación, pero reconoce que es ''muy extraño'' que todas las notas sean de entre 3 y 4 y los dos aprobados pasen del 7. Font ha criticado que este sistema de oposiciones beneficia a quienes pueden prepararse más la parte memorística, en detrimento de la práctica habitual en el aula.

Considera que actualmente las pruebas, con este funcionamiento son un ''ERE encubierto'' y confía en que el nuevo consejo establezca cambios para poder hacer frente a las oposiciones ''masivas'' que se tienen que hacer los cursos próximos si se quiere reducir del 30 al 5% los interinos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.