Solo tres de los 17 ministros del Gobierno de Pedro Sánchez son diputados, y menos aún lo serán en las próximas horas: en concreto, ninguno, pues los titulares de Administraciones Territoriales, Meritxell Batet; Fomento, José Luis Ábalos; y Defensa, Margarita Robles, renunciarán a sus actas.

La renuncia se efectuará probablemente este viernes, y busca que los hasta ahora diputados puedan dedicarse "en exclusiva" a las tareas de Gobierno, según fuentes del grupo socialista.

Además, el paso atrás de estos ministros dejando su puesto en el Congreso evitará que el grupo socialista pierda representantes en determinadas votaciones a los que los ministros no pudieran acudir por compromisos derivados de sus carteras.

Tras su renuncia, Batet, Ábalos y Robles podrán seguir ocupando un sillón en la Cámara Baja en la bancada azul reservada al Gobierno, aunque no podrán participar en las votaciones, como le ocurre al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tampoco es diputado.

Sus puestos los ocuparán nuevos representantes socialistas. Batet, que se presentó por Barcelona, será en principio sustituida por Mohamed Chaib. Robles, que concurrió por Madrid, por Gema López Somoza. Y Ábalos, que fue en la lista por Valencia, por Alicia Piquer Sancho.