macarrones boloñesa
macarrones boloñesa EMMA GARCÍA

Hace unos días, las redes sociales se inundaron de criticas hacía Karlos Arguiñano. ¿Qué pasó? Pues simplemente que Karlos cocinó un plato de macarrones a la boloñesa y muchos usuarios de Twitter consideraron -la red está llena de expertos en todo, ya se sabe- que el plato no estaba a su altura.

Arguiñano siempre se ha caracterizado por sus recetas sencillas, accesibles a todos los bolsillos y muy de andar por casa. De hecho, probablemente esto sumado a su humor y su maestría en la cocina han sido las claves de su éxito.

Pese a eso, Twitter es implacable. Que si unos macarrones con tomate, que si mañana abre una lata de fabada, que si está acabado y va a empezar a hacer huevos fritos. Muchos chistes, pero la pregunta que muchos nos hacíamos es si estaba realmente buena la famosa boloñesa. Así que nos hemos animado a prepararla en casa siguiendo su receta.

Ingredientes

  • 400 gr. de macarrones
  • 400 gr. de carne de ternera
  • 100 gr. de panceta ahumada
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tallo de apio
  • 2 zanahorias
  • 800 gr. de tomate natural
  • 200 ml. de vino tinto
  • 100 gr. de queso parmesano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharadita de albahaca
  • 1 cucharadita de orégano
  • Perejil

Pelamos y cortamos en dados pequeños las cebolletas y las zanahorias. Pelamos y picamos los ajos, y trituramos los tomates después de quitarles la piel. Antes de empezar, cortamos también la panceta en dados o tiras.

En una cazuela o sartén honda con aceite de oliva hacemos un sofrito con la cebolla, la zanahoria y los dientes de ajo. Incorporamos también el tallo de apio cortado en trozos grandes que retiraremos después. Pochamos durante unos 15 minutos y retiramos el apio.

Añadimos la panceta al sofrito y rehogamos un poco. A continuación añadimos la carne picada (carne recién picada, de buena calidad), salpimentamos al gusto y cocinamos 5 minutos más.

Agregamos la albahaca, el orégano, el vino tinto y el tomate triturado, y lo tenemos a fuego suave 30 minutos, removiendo de vez en cuando.

Mientras tanto, hervimos los macarrones según las indicaciones del fabricante con algo de sal. Escurrimos los macarrones y los mezclamos con la salsa. Arguiñano nos recomienda hacer el doble de cantidad para congelar y guardar para otra ocasión. Buena idea.

Al servir, rallamos un poco de queso parmesano por encima y, por supuesto, una ramita de perejil.