Inauguración de la planta de sílice precipitada de IQE.
Inauguración de la planta de sílice precipitada de IQE. EUROPA PRESS

La planta ocupa 8.000 metros cuadrados de una parcela de 130.000 situada en el Polígono Malpica de Zaragoza, donde Lambán ha realizado una visita acompañado de la consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y el presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza, Manuel Teruel, entre otros.

La planta, que produce 10.000 toneladas de sílices anualmente, trabaja al 50 por ciento de su capacidad en la actualidad y alcanzará el 90 por ciento a finales de 2019, pudiendo ampliar la producción a sílices especiales más adelante, ha indicado a los medios de comunicación el director gerente, Eduardo Villarroya.

Ha explicado que la sílice se utiliza para la fabricación de neumáticos ecológicos y permite reducir el consumo de combustible, aunque más adelante destinarán parte de la producción a la fabricación de neumático industrial, para camiones, un sector el del neumático "complejo y difícil", de forma que las homologaciones de productos son laboriosas. También se emplea como soporte de complejos vitamínicos en el sector de la alimentación animal.

La planta se ha levantado en dos años tras la elaboración de la idea inicial, hace seis, ha comentado Eduardo Villarroya, quien por otra parte ha apuntado que IQE vende el 50 por ciento de su producción en el mercado exterior y aspira a internacionalizar el 90 por ciento. Han adquirido recientemente una fábrica de silicatos en Bilbao.

DESAFÍOS

En el acto, el jefe del Ejecutivo autonómico ha elogiado a Industrias Químicas del Ebro, destacando su apuesta por la innovación y su capacidad de "aunar tradición con futuro" y sus "raíces profundas".

Ha traído a colación la celebración, este jueves, del décimo aniversario de la inauguración de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008, señalando que "Aragón se puede proponer cualquier desafío con posibilidades reales de hacerle frente con éxito, está capacitado para pensar a lo grande con éxito y ese éxito solo se alcanza a través del camino del acuerdo y del consenso".

Al respecto, Lambán ha subrayado que este éxito debe basarse en el "consenso" no solo institucional, sino también de la sociedad civil, advirtiendo de que "estarán inhabilitados los responsables políticos que no sean capaces" de alcanzar acuerdos y no dialoguen, tanto con "sus congéneres políticos" como con la sociedad civil, destacando el papel de los hombres y mujeres de la empresa.

También ha intervenido el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, quien ha destacado "el empuje industrial" de la capital aragonesa, que le convierte en "la locomotora de Aragón", apoyando la actividad empresarial "sostenible", que sea "ejemplo" de calidad de vida y que ofrezca "buenos empleos y buenos sueldos".

EMPRESA PREMIADA

El grupo aragonés Industria Químicas del Ebro amplía con esta nueva infraestructura su cartera de productos, en la que ya figuran el silicato sódico, metasilicato, sílices y silicato de aluminio, así como productos "a la carta" para diversos mercados como los detergentes, la cerámica, la construcción o la pintura.

Junto con la investigación, la diversificación ha marcado la trayectoria de esta empresa, convirtiéndose en un proveedor de referencia, tanto a nivel nacional como internacional, con presencia en más de 50 países.

Industrias Químicas del Ebro ha recibido a lo largo de su historia varios galardones, entre otros los premios del Gobierno de Aragón a la Responsabilidad Social Corporativa y a la Excelencia (2013).

Esta firma cuenta con tres centros de producción que ocupan un total de 165.000 metros cuadrados, con unas ventas de 250.000 toneladas anuales de una treintena de productos, y da empleo a 180 por ciento, el 10 por ciento dedicadas a la investigación y el desarrollo.

El consejero delegado de IQE, Jorge Villarroya, ha expresado que la nueva planta de sílice "no es fruto de la casualidad, sino del esfuerzo y el talento", observando que "cualquier empresa tiene la necesidad de crecer y adaptarse a los tiempos".

Ha mencionado la evolución de la empresa, desde que en los años 70 se implantara en el entonces despoblado barrio zaragozano de El Picarral hasta su posterior traslado al Polígono Malpica. IQE "ha sabido hacerse un hueco en el sector químico industrial", poniendo de relieve el "magnífico talento" de directivos, empleados y proveedores.

"El mundo es cada vez más abierto", por lo que IQE debe adaptarse a un entorno "difícil y complejo", ha continuado Jorge Villarroya, quien ha aludido a los planes de excelencia implementados.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.