Aceitunas
Aceitunas negras de mesa. EUROPA PRESS

La Comisión Europea (CE) consideró este miércoles que los nuevos aranceles de Estados Unidos a la aceituna de mesa española son "inaceptables" y los tildó de "medida proteccionista" contra un producto europeo "popular" entre los consumidores estadounidenses.

"La decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos de imponer aranceles antisubsidios y antidumping ilógicamente altos sobre las aceitunas españolas es simplemente inaceptable", afirmó el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, durante la rueda de prensa diaria de la Comisión.

El Departamento de Comercio estadounidense adoptó este martes la decisión de aumentar los aranceles de entrada en su territorio de aceituna negra española, que pasan del 21,6% provisional en vigor hasta ahora a un 34,75%.

"Esta es una medida proteccionista contra un producto exitoso, de alta calidad y popular entre los consumidores estadounidenses. Ni la sustancia de esta decisión ni el proceso que ha llevado a tomarla están justificados", indicó el portavoz.

La decisión final, el 24 de julio

Bruselas no tomará medidas de represalia automáticamente, como sí hizo con los gravámenes al acero y al aluminio hace pocas semanas, ya que esta medida aún no está ratificada por la Comisión de Comercio Internacional (CTI) de Estados Unidos, la encargada de anunciar una decisión final al respecto el 24 de julio.

En caso de que la CTI coincida con el análisis de la investigación del Departamento de Comercio se impondrán las medidas antidumping y de derechos compensatorios contra la aceituna negra española. "La Comisión considerará actuar a la luz de esa decisión", explicó Rosario.

Rosario aseguró que la Comisión "ha defendido vigorosamente" los intereses de los productores europeos de aceitunas y ha cooperado con las autoridades españolas desde el inicio de la investigación en Estados Unidos el pasado verano.

"Está claro que la decisión ya ha llevado a las autoridades estadounidenses a imponer aranceles preliminares que son duros y que tendrán un impacto en los productores españoles, especialmente, en la región de Andalucía, donde esta actividad tiene una importancia significativa económica y socialmente", apuntó.

Preguntado por un impacto potencial mayor, que podrían poner en cuestión el conjunto del sistema de subvenciones de la Política Agraria Común (PAC), el portavoz subrayó que "son muy conscientes de las posibles amplias implicaciones" de la decisión.

"Por eso, la Comisión se ha involucrado tan activamente en el procedimiento y seguiremos haciéndolo. Esperaremos a la decisión final y después actuaremos de forma acorde", concluyó.