Ari'el Stachel
Ari'el Stachel, ganador del premio Tony al mejor actor principal en un musical, por 'The Band's Visit'. JASON SZENES / EFE

La obra The Band's Visit (La visita de la banda) arrasó este domingo en la edición 72 de los premios Tony al lograr 10 de los 11 galardones a los que aspiraba, entre ellos el más cotizado, el de mejor musical.

La obra competía con tres musicales basados en películas muy famosas: SpongeBob SquarePants (Bob Esponja) —que se conformó con una estatuilla—, Frozen y Mean Girls (Chicas malas), que se fueron de vacío.

The Band's Visit, que narra la historia de una banda de músicos egipcios que aterriza por error en Israel, también está basada en una película, en este caso mucho menos conocida, y consiguió recalar en Broadway tras estrenarse con éxito fuera del circuito comercial.

La otra ganadora de la noche, Harry Potter and The Cursed Child, sumó seis estatuillas, entre ellas a la mejor obra y mejor dirección de una obra, demostrando que los 68 millones de dólares (unos 58 millones de euros) que costó montarla habían sido bien invertidos.

Por su parte, Angels in America se alzó con tres galardones, entre ellos el premio a la mejor reposición de un musical, mejor actor principal y mejor actor de reparto.

El musical causó sensación en 1993 narrando la crisis del sida en Nueva York y ahora ha vuelto a Broadway liderada por el actor Andrew Garfield, que dedicó su premio a la comunidad LGBT y aseguró que el presidente de EE UU, Donald Trump, representaba la "antítesis" de su obra.

Presencia latina

El sabor latino de la gala lo puso Lindsay Mendez al coronarse como mejor actriz de reparto en un musical por Carousel y que aprovechó la oportunidad para reivindicar sus orígenes mexicanos.

"Cuando vine a Nueva York me dijeron que me cambiase mi apellido de Mendez a Matthews o no conseguiría trabajo", recordó la intérprete, que tras rumiarlo descartó la idea porque sus abuelos, Sara y Mario Mendez, acabarían "devastados".

También brillaron otros latinos, como la puertorriqueña Chita Rivera y el colombiano John Leguizamo, que recibieron un galardón honorífico por su carrera, premio que también recogió Bruce Springsteen.

La actuación de The Boss fue uno de los momentos más electrizantes de la gala, en la que aparte de las ya habituales críticas a Trump destacaron los alumnos del instituto de Parkland víctima de un tiroteo el pasado mes de febrero, que entonaron Seasons of Love de Rent.