Cuencas como la del Duero llegan al verano con sus embalses llenos. Es el caso del embalse de Barrios de Luna, entre León y Asturias, que el pasado mes de septiembre estaba al 4% y ahora está al 100%, como el de San José, en Valladolid. La causa de esta recuperación está en las lluvias caídas en marzo, abril, mayo y las que siguen cayendo en junio.

Otras cuencas también se han recuperado. Así, los pantanos de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, están al 30% y trasvasan agua a la cuenca del Segura, precisamente en la zona donde la sequía sigue muy presente: el sureste de España (provincias de Almería, Murcia y Alicante).

Los expertos reclaman un cambio de modelo para no depender de que sea el cielo el que llene los pantanos.