La igualdad llega a los colegios asturianos. Al menos en la teoría. En el 70% de los centros concertados en los que es obligatorio el uniforme en Oviedo, Gijón y Avilés permiten a las niñas vestir pantalón. Sólo en seis es olbigatorio vestir falda y cinco están en Gijón (sólo uno es de Oviedo y ninguno de los de Avilés pone restricciones). En los restantes, 14, pueden elegir.

Entre las tres ciudades hay 40 centros concertados, pero sólo en la mitad llevan uniforme. Hay uno, el San Ignacio de Oviedo que da la opción a los alumnos de llevar uniforme unos días a la semana y otros no, y allí las niñas tienen libertad para ir con pantalón si lo prefieren.
La posibilidad existe pero en la práctica, la falda se impone. «Costó mucho aprobarlo y ahora no quieren llevar pantalón», lamentan en el colegio San Vicente de Paul de Gijón. Bárbara Muñiz es una de las pocas alumnas del colegio ovetense de la Milagrosa que se ‘atreve' con el pantalón porque «es más cómodo y paso menos frío». Este colegio permite llevarlo desde el curso pasado y fueron los padres quienes, de acuerdo con el centro, lo decidieron . En Asturias no hay una normativa que diga cómo deben ir vestidos los alumnos.
El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres (FAPAS) Miguel Virgós, Jesús Antonio Fernández, anima a los padres a que propongan a "todos" los centros, públicos, concertados y privados, a instaurar el uniforme como la vestimenta "idónea" de los niños. "Ahorra dinero a las familias y evita las diferencias que se producen porque uno lleva ropa de marca y otro no", argumenta.