Dos ciudadanos saudíes fueron ejecutados este domingo a sable en Arabia Saudí en cumplimiento de una sentencia de un tribunal islámico que les había encontrado culpables de tráfico de drogas, informó un comunicado del Ministerio de Interior.

La nota explica que Abdelrahman al Racheed y Qashaan Al Sebeí fueron decapitados en público en la ciudad de Ad-Dammam, en el este del reino wahabí, después de que la sentencia en su contra fuera ratificada por el tribunal de Casación.

Seis en un mes

Con estas dos ejecuciones son ya al menos seis los decapitados en Arabia Saudí desde principios de este mes, incluidas dos mujeres. El pasado miércoles, dos hombres y una mujer saudíes recibieron un destino similar tras haber sido condenados por secuestro, tortura y violación de dos niños en dos casos diferentes, mientras que el día 16 una indonesia fue decapitada por haber asesinato a su patrona.

Además del asesinato, Arabia Saudí, aplica una estricta interpretación de la Ley Islámica (Sharía) y castiga con la pena capital delitos como la violación, la brujería, el tráfico de drogas y el asalto a mano armada. Del mismo modo, el conservador reino wahabí castiga con la muerte tendencias como la homosexualidad.