Operación salida
Una familia prepara el equipaje para irse de vacaciones en coche. GTRES

Durante los meses de julio y agosto se concentran el mayor número de desplazamientos por carretera del año (87,6 millones registrados en 2017). Los españoles están deseando coger vacaciones para hacer las maletas, arrancar el coche y perder la ciudad de vista. Antes de pisar el acelerador, los expertos recuerdan la importancia de poner el vehículo a punto para aumentar la seguridad de nuestros trayectos, llegar a nuestro destino sanos y salvos y volver a casa sin problemas.

El pasado verano fallecieron 224 personas en 206 accidentes en las carreteras, un 12% menos que el año anterior y la cifra más reducida desde que la DGT recoge estos datos. Para continuar con esta tendencia a la baja, es "esencial" realizar un correcto mantenimiento del vehículo, pues "el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo", señalan desde la Dirección General de Tráfico (DGT).

Ejemplares en PDF de MiBolsilloEn comparación con los turismos de hasta 4 años, el riesgo de fallecimiento es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años y 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años. En este sentido, la antigüedad media de los vehículos en los que viajaban las víctimas mortales de accidentes en carretera en 2016 fue de 12 años en turismo, 9 años en motocicleta y de 13 años en el caso de camiones de hasta 3.500 kg, según los últimos datos disponibles de la DGT.

En este sentido, la edad media de los parque de vehículos en España va en aumento desde 2002, cuando los coches tenían una antigüedad media de 7,6 años. Actualmente esta cifra se sitúa en los 12,2 años, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Tanto si el desplazamiento se va a realizar en un vehículo nuevo como si este acumula ya cierta antigüedad, los expertos consideran "imprescindible" poner a punto los siguientes elementos del coche para combatir la siniestralidad.

Neumáticos

Los neumáticos constituyen el único y decisivo contacto con la carretera. Son los encargados de asegurar la adherencia en el empuje, en la frenada y en el deslizamiento lateral. También se encargan de que la dirección del recorrido del vehículo sea la deseada por el usuario y de la amortiguación de las imperfecciones del pavimento.

Aproximadamente más de un millón de los vehículos —un 5%, según cálculos de la DGT— circulan con defectos graves en las ruedas, principalmente por llevar una profundidad del dibujo por debajo del mínimo legal de 1,6 mm; tener un desgaste irregular debido a una mala suspensión o una alineación incorrecta y circular con una presión errónea. Además, los vehículos relacionados con un uso más profesional como es el caso de las furgonetas, presentan mayores índices de defectos en los neumáticos.

Para saber si tienen la profundidad adecuada, "basta con comprobar los indicadores de desgaste, que consiste en un resalte en el dibujo sobre la base de los canales de la banda de rodadura. Si la banda alcanza la altura de los testigos, el neumático debe cambiarse ya que está por debajo del límite legal", indican desde Norauto.

También es necesario comprobar regularmente la presión del neumático en frío y teniendo en cuenta siempre la carga del vehículo. Noy hay que olvidar revisar la presión de la rueda de repuesto, así como las posibles fugas de aire por las válvulas. El tapón de la misma constituye un elemento de estanqueidad, por lo que su uso es imprescindible.

"Hay que revisar igualmente que los neumáticos no tengan abultamientos, cortes, desgastes irregulares o grietas que puedan comprometer la seguridad", añaden fuentes de Norauto.

Frenos

Un sistema de frenado en buena condiciones evitará colisiones por concentración de tráfico en una operación salida o retorno. "Cada 10.000 kilómetros aproximadamente es conveniente revisar las pastillas de freno, así como el control del líquido de frenos", señalan desde Midas. "Y los amortiguadores de suspensión", agregan en Norauto.

Luces

La DGT recuerda que los faros de los coches van reduciendo su intensidad con el uso, por lo que deben cambiarse cada 40.000 km. o 2 años. Las lámparas se deben cambiar de dos en dos, debido a que su uso es simétrico en la mayoría de los casos, y es necesario mantener siempre limpias los faros y pilotos. Los expertos de Norauto recomiendan llevar un juego de repuesto.

Nivel de aceite

Hay que comprobar el nivel de aceite y rellenarlo en caso de ser necesario. Norauto hace hincapié en que el aceite se debe comprobar en un lugar plano y con el motor en frío para que no ofrezca un dato erróneo. También se recomienda utilizar aceite con las características que indica el fabricante y el mismo que ya se está utilizando. Es conveniente igualmente revisar la última vez que se sustituyeron filtros de aceite, de habitáculo, de aire y de combustible.

Líquido refrigerante

Los talleres consultados por 20minutos coinciden al señalar el líquido refrigerante (que no es lo mismo que el anticongelante) como uno de los elementos a revisar antes de salir de vacaciones, pues su nivel puede variar por el calor, especialmente en los modelos de más de 10 años. "Un calentamiento del motor puede derivar en una avería seria", adevierten desde Midas. Otros líquidos a tener en cuenta son el de la dirección asisitida, el limpiaparabrisas, el annticongelante o el de los frenos, agregan en Norauto.

Aire acondicionado

Desde Midas, la puesta a punto del aire acondicionado es "una de las máximas" para los conductores antes de la llegada del verano. La recarga del aire y la limpieza de los conductos del sistema de climatización asegurará el confort y bienestar del conductor durante las largas horas de conducción. En su opinión, confirmar que los filtros no estén obstruidos y que se haya recargado el aire acondicionado "es vital antes de iniciar un viaje". Además, para evitar mareos o fatigas al volante recomiendan conducir en las primeras horas de la mañana o por la tarde, cuando los rayos del sol inciden menos en la visión y temperatura corporal del conductor.

Matrícula

Los conductores deben verificar que las placas de matrícula del vehículo no presentan obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación, no estén deterioradas ni manipuladas, insisten desde la DGT.

Parabrisas

Se debe comprobar que el parabrisas no presenta daño alguno, ya que es una pieza fundamental en la resistencia estructural del vehículo, en la eficacia del airbag y en la de ser soporte de cámaras y sensores de dispositivos de ayuda a la conducción.

También es importante la situación de las escobillas ya que garantizan una buena visibilidad. Deben funcionar bien y tienen que estar en buen estado para retirar el agua correctamente y poder limpiar los cristales en caso de ser necesario, apuntan desde Norauto.

Batería

"Hay que comprobar que la batería esté en perfecto estado. Se recomienda llevar pinzas o un cargador si se va a realizar un viaje largo", recalcan fuentes del taller.

Documentación del vehículo

Se debe llevar obligatoriamente el permiso de circulación del vehículo en el que figuran los datos técnicos del mismo y los datos de su propietario (o una autorización de la Jefatura de Tráfico en su ausencia) y la tarjeta de la ITV y su correspondiente pegatina visible en la luna delantera.

Desde Norauto aconsejan también llevar todo lo necesario en el coche para actuar ante una emergencia como un chaleco reflectante y los triángulos, así como para poder resolver un pinchazo (rueda de repuesto, reparador de pinchazos, gato, llave de seguridad de las ruedas, una llave de cruz…).