Opciones después de selectividad
Descubre tus opciones tras los exámenes de selectividad. Pexels

Si decidiste continuar con tu formación en Bachillerato y presentarte a selectividad es porque pensabas continuar tu formación en la Universidad. Sin embargo, puede que no tengas clara todavía tu especialidad, que tu nota no llegue a la media de corte necesaria para estudiar lo que deseas, que tu ciudad no tenga la carrera que querrías o que hayas cambiado de opinión. ¿Qué opciones tienes después de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU)?

Universidad

Si quieres continuar con tu plan, es hora de valorar qué universidades tienen más ventajas para ti, por su cercanía, sus recursos, su prestigio o las razones que estimes oportunas. Eso sí, debes saber que las notas de corte de cada especialidad pueden variar de una especialidad a otra. Una vez elegida, es el momento de los trámites burocráticos. Si tienes dudas sobre cómo hacer tu matrícula contacta con la secretaría del centro elegido y te explicarán cómo proceder.

Subir la nota o cambiar de especialidad

Si no has conseguido la nota que necesitabas para entrar a la carrera, pero tienes claro que ese es el camino que quieres tomar, no te des por vencido. El sistema de la evaluación prevé que los estudiantes repitan las asignaturas específicas para quienes no estén satisfechos con el resultado, así como para quienes deciden cambiar de especialidad y examinarse de otras asignaturas de bachillerato que puedan tener mayor peso en la nueva opción elegida. Así que puedes dedicar un año a preparar de nuevo la parte específica y asegurarte así de que podrás cursar lo que deseas y dedicar tiempo también a otros proyectos, como sacarte el carnet de conducir, estudiar idiomas, practicar deportes, trabajar para contar con tus propios ahorros, etc.

Formación Profesional

Según estudios recientes, a la Formación Profesional le corresponde el 32,8 % de la oferta de trabajo en España, una opción bastante atractiva para quienes deseen inaugurar su camino hacia el mercado laboral. Además, elegir esta opción no cierra las puertas de la universidad si más adelante se cambia de opinión,  ya que es posible acceder a la universidad a través del título de técnico superior.

Un año sabático

Es una opción todavía más libre que la anterior. Si decides que es el momento de llevar a cabo un proyecto que siempre has querido hacer, viajar a algún lugar o dedicarte tiempo a ti mismo, puedes valorar esta opción si tus recursos te lo permiten.

Oposiciones

Existen diversas  opciones cuyo requisito es, además de superar las pruebas o tener la edad mínima necesaria, contar con el graduado escolar. Infórmate sobre qué oposiciones hay en el mercado y si te interesan alguna de las opciones.

Una oportunidad para estudiar idiomas

Tanto si te encantan los idiomas y quieres ampliar tus conocimientos como si siempre se te han dado mal y crees que los necesitarás en un futuro, este puede ser un buen momento para ponerse con ellos. ¿Qué es mejor, en una academia o en el extranjero? Valora los pros y contras de las dos opciones o aprovecha una opción autodidacta a través de distintas aplicaciones.

Trabajo

Desde vivir la experiencia de ser ‘Au pair’ hasta trabajar en la hostelería hay miles de opciones que pueden suponer para ti una inmersión en el mundo laboral o el inicio de una cuidada agenda de contactos, además de conseguir tener tus propios ingresos.

Cursos y títulos

Si lo que siempre has querido hacer es ser personal de vuelo o socorrista, tal vez puedas ir calentando motores con cursos relacionados con ello, como uno sobre primeros auxilios. Decidas lo que decidas más adelante, contar con esta formación siempre será bien valorado en tu currículum.