Cáritas apunta a la soledad como "factor de riesgo" para la pobreza, que no da muestras de receso

  • El número de personas solas que piden ayuda a Cáritas Diocesana en Granada se ha visto incrementado en un cuatro por ciento en el último año, por lo que la organización no gubernamental dependiente de la Iglesia ha advertido que la soledad es un "factor de riesgo" para la pobreza, que no da muestras de remitir.
Presentación de la memoria 2017 de Cáritas
Presentación de la memoria 2017 de Cáritas
CÁRITAS

"Los hogares donde conviven también personas con ingresos estables por empleo o prestaciones, actúan compensando los efectos de la exclusión", ha señalado Cáritas Diocesana con motivo de la presentación, este jueves, de su informe correspondiente a 2017 en Granada.

Cáritas también apunta a una "feminización de la pobreza", que "no entiende de barrios". Además, ha disminuido el número de usuarios pero han aumentado las ayudas y su "cronicidad". "Sin ayudas, la precariedad se arraiga", ha señalado también la ONG, que también vuelve a incidir en que "tener trabajo no protege ante la exclusión".

El 59 por ciento de los demandantes disponen de estudios básicos, frente al cuatro por ciento, que tiene estudios universitarios, "lo que muestra una clara correlación entre el nivel de estudios y el riesgo de exclusión".

Sobre todo ello, el director de Cáritas Diocesana, Javier Benavides, ha señalado que no se constata "una mejoría en la situación general", y que, si se hace "retrospectiva al periodo previo a la crisis", se puede comprobar "cómo las ayudas apenas cubrían unos meses y bastaban para sacar a una persona de su situación de exclusión".

"Actualmente las ayudas se alargan en el tiempo, cerca del 60 por ciento de la población atendida acude a Cáritas desde hace tres o más años", ha indicado Benavides, quien ha presentado la memoria de Cáritas, bajo el título 'Tu compromiso mejora el mundo', en el Centro Cultural Nuevo Inicio junto al delegado episcopal del Arzobispado de Granada en la ONG, Alfonso Marín.

La organización ha articulado ayudas y proyectos por más de 6,5 millones de euros para acompañar a más de 7.600 personas en condiciones de gran vulnerabilidad en 2017, en el marco de "una amplia batería de programas de acción social, que construyó oportunidades y procesos" que repercutieron en un total de 21.800 beneficiarios.

Con una partida cercana al millón de euros sus programas de empleo y economía social, acompañaron en 2017 a 1.300 personas, de las cuales 400 han encontrado trabajo y 150 han recibido formación en agricultura y en puestos demandados en empresas colaboradoras.

Dentro del conjunto de acciones de lucha contra la pobreza, cabe subrayar los programas de desarrollo comunitario y los proyectos educativos, en los que se invirtieron medio millón de euros y participaron 1.000 personas.

Asimismo, los programas de personas sin hogar y adicciones, que gestiona la Fundación Casas Diocesanas de Acogida con la colaboración de Cáritas, acompañaron en 2017 a 700 personas sin hogar con una inversión de un millón de euros. Gracias a los cuales, 130 personas que vivían en la calle iniciaron procesos de recuperación, 40 comenzaron una nueva vida autónoma y otros tantos lograron el alta terapéutica.

Por su parte, el delegado episcopal, Alfonso Marín, ha puesto el acento en la gratuidad del voluntariado, con personas que "se levantan cada día llevando en su corazón los sufrimientos y las alegrías, los anhelos y las esperanzas de los más desfavorecidos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento