El Ministerio británico de Defensa ha confirmado el robo de un ordenador portátil perteneciente a un oficial que contenía los datos de 600.000 personas, incluidos sus números de pasaporte o de la seguridad social.

El ordenador fue sustraído de un vehículo aparcado en Edgbaston, en la ciudad de Birmingham (centro de Inglaterra), el 9 de enero, aunque su desaparición no se ha dado a conocer hasta este viernes.

El portátil, perteneciente a un oficial de la Marina británica, contenía información de personas que se habían alistado a la Marina, los Royal Marines o la Fuerza Aérea y de otras que habían expresado su interés en hacerlo.

Los datos archivados incluían número de pasaporte, número de la seguridad social, detalles del carné de conducir, datos familiares y dirección del médico de cabecera, indicó el Ministerio.

Otros casos

Este caso se suma a otros extravíos de datos confidenciales por parte de organismos del Gobierno británico.

El más controvertido fue la pérdida por parte de la Hacienda británica de dos discos informáticos con información confidencial de 25 millones de ciudadanos acogidos a subsidios familiares.