El cantante británico Robbie Williams tuvo que abandonar precipitadamente este miércoles el hotel donde estaba alojado después de que se declarara un enorme incendio en el mismo.

El edificio era el del Hotel Mandarín Oriental, un establecimiento de lujo ubicado en el centro de Londres, que sufría un incendio este miércoles, provocando un importante trastorno en la capital británica, pero sin dejar víctimas.

Imágenes difundidas por redes sociales muestraban una columna de humo y llamas emanando de este edificio histórico de doce plantas ubicado en Knightsbridge.

Precisamente en Instagram fue publicado el vídeo en el que se ve a Williams con gesto serio pero sereno abandonando el hotel por la escalera de emergencia y más tarde, haciendo un gesto de 'OK', mostrando que estaba sano y salvo. 

En declaraciones al diario Mirror, el cantante contó la experiencia: "salí al balcón y miré hacia arriba y solo había nubes y nubes de humo. Volví a entrar y dije: 'El hotel está en llamas', y luego, cuando llamaron a la puerta, vimos a un botones que dijo 'salgan'".

El inmueble tuvo que ser evacuado inmediatamente y trabajadores y huéspedes fueron trasladados a Hyde Park, donde se les han proporcionó botellas de agua. Hasta el lugar trasladaron 120 bomberos y 20 camiones. La causa del incendio aún se desconoce, de acuerdo con un portavoz del cuerpo protección civil, citado por la cadena pública BBC.

Las llamas han devorado el Mandarín Oriental semanas después de que concluyeran unas obras de renovación que habían sido anunciadas como "la restauración más extensa en sus 115 años de historia". El Mandarin Oriental es un hotel de lujo frecuentado incluso por la realeza británica y de hecho, estaba previsto que la princesa Ana asistiera a la cena por el 50º aniversario del Blues and Royals Club.