"¡Nosotras te creemos!"
Momento de la concentración ante el Palacio de Justicia de Navarra, donde se juzga a 'La Manada', con el lema "¡Nosotras te creemos!", convocada por los colectivos feministas Lunes Lilas y Andrea. Jesús Diges / EFE

La Delegación del Gobierno ha hecho público esta semana el primer estudio que aborda la percepción social de la violencia sexual en España, realizado en 2017 en base a 2.465 encuestas, que concluye que la mayoría de la población española condena a nivel teórico las agresiones sexuales, pero todavía no identifica como tales determinados comportamientos.

Según este informe, todavía hay personas en España que apoyan afirmaciones que culpabilizan a la mujer agredida o eximen a un agresor de su culpabilidad, por ejemplo cuando el 50% de los hombres defiende que "el alcohol es el causante de muchas agresiones sexuales".

Acoso sexual en el trabajo

Este informe revela que uno de cada cuatro hombres (25,8%) considera que "las mujeres que dicen haber sido acosadas en el trabajo normalmente suelen exagerar". Un porcentaje que baja entre las mujeres al 17%.

Pero el dato más preocupante para los autores del estudio es que el 37% de los hombres en España considera que la responsabilidad de controlar el acoso sexual en el trabajo recae sobre la mujer acosada en lugar de sobre el acosador.

Además, el 36,5% de los hombres encuestados y el 30,2% de las mujeres se muestran de acuerdo con la afirmación de que es "inevitable" que los hombres coqueteen con compañeras de trabajo.

Una copa en casa: sexo

En otro de los capítulos, el estudio entra a valorar la tolerancia de la población hacia determinados comportamientos o actitudes. Ahí se lee que un tercio de los hombres (36,2%) cree que si una mujer invita a un hombre a tomar una copa en casa después de haber salido por la noche eso significa que quiere tener sexo. El porcentaje que opina de esa forma entre mujeres es del 29,1%.

Mientras tanto, más de un tercio de los hombres (34%) cree que las mujeres exageran el problema de la violencia machista. Un porcentaje que baja al 22% cuando hablan las mujeres en la encuesta.

La mitad de la población muestra algún grado de acuerdo con la afirmación de que "el alcohol es a menudo el causante de que un hombre viole a una mujer", lo que implica, según los expertos, "eximir de culpa al agresor" y prueba necesario "continuar educando a la ciudadanía para evitar que se juzgue a la víctima y se exonere al agresor".

Cuando se culpa a la mujer

En este sentido, precisamente, todavía un 13,6% de los españoles culpa a la víctima de su agresión sexual por "andar sola por la noche por callejones oscuros". Y todavía es mayor el porcentaje de hombres, casi uno de cada cinco (18,7%), que está de acuerdo con que "una mujer que vista provocativa no debería sorprenderse si un hombre intenta obligarle a mantener relaciones sexuales".

El porcentaje de población que está totalmente en desacuerdo con esa cita es del 67,7% entre las mujeres por un 59,7% de los hombres. Al mismo tiempo el 22,5% de las personas cree que las mujeres que han tenido muchas parejas sexuales tienen "menos credibilidad" si denuncian una agresión sexual.

Con la pareja, no es ilegal

Otro de los comportamientos que en España no se percibe siempre como agresión sexual es la violación en el seno de la pareja. A la pregunta de si "cuando un hombre presiona a su pareja para mantener relaciones sexuales esto puede llamarse violación" el 27,7% de los hombres responde que no, por el 18,9% de las mujeres, y un 23% si no se discrimina por género. Aunque el 95,2% considera que es "inaceptable".

¿Y la prostitución?

Es mayoritario el sentir de la población sobre que el consumo de prostitución es inaceptable. Al menos eso contesta el 61,4% de las mujeres y el 53,5% de los hombres. Sin embargo, el estudio resalta que el consumo de prostitución es el comportamiento que menos personas identifican como una forma de violencia sexual contra la mujer, de entre los analizados

Besar y tocar no es ilegal

La sociedad rechaza de manera casi unánime (98,7%) que los hombres den de forma deliberada alcohol o drogas a las mujeres para poder mantener relaciones sexuales, aunque baja al 93,2% los que consideran que debe estar castigado por ley.

Tocar a una mujer de forma no deseada no debería ser ilegal según casi cuatro de cada diez españoles. Y menos de la mitad de la población (42%) cree que además de inaceptable besar a una mujer contra su voluntad debe ser algo ilegal.

Desconocer la realidad

La sociedad tiene la sensación de que la mayoría de las agresiones sexuales se dan en fiestas y festivales, o en espacios públicos y por desconocidos. Esto pone de manifiesto el desconocimiento de la población sobre las características de las agresiones sexuales. Según la macroencuesta de 2015, solo el 18,6% de las violaciones se producen fuera del ámbito de la pareja.

Educar el consentimiento

La inmensa mayoría, el 93,6%, de la sociedad cree que hombres y mujeres necesitan ser educadas en el consentimiento sexual. El 77% opina que hay que educar a los hombres a no agredir sexualmente. Respecto a sobre qué instituciones debe recaer esta tarea, los españoles dicen que los centros educativos (75,1%) y con campañas de sensibilización.