Consejos para evitar las estafas en los cajeros automáticos durante la época de rebajas

  • Los estafadores aprovechan esta época para intensificar su actividad.
  • Tomando sencillas precauciones, puede evitarse gran parte del riesgo.
  • La banca busca nuevos métodos de seguridad.
Cajero manipulado.
Cajero manipulado.
ARCHIVO

La época de rebajas es típicamente consumista y, por derivación, de las más intensas en lo que se refiere a operaciones de efectivo en cajeros automáticos. Se estima que aproximadamente diez millones de personas comprarán durante estas fechas, con un gasto medio de 125 € por persona, la mitad de los cuales serán abonados en efectivo.

Pero también es una época aprovechada por delincuentes y timadores para intensificar las estafas en los cajeros automáticos.

En España los fraudes más comunes son:

  • El "Lazo libanés": los delincuentes emplean un dispositivo mecánico para que la tarjeta quede retenida en el cajero. Cuando la víctima intenta recuperarla, acude un individuo en su ayuda y le pide el número secreto para extraerla. Ésta queda retenida en el cajero y, en el momento en que el usuario desiste y se marcha, los delincuentes recuperan la tarjeta con el número.
  • El skimming: un procedimiento novedoso que consiste en colocar un lector-grabador de bandas magnéticas sobre el lector original del cajero automático. Una pequeña cámara de vídeo camuflada bajo un soporte de folletos o similar graba el PIN. El usuario, que es ajeno al fraude, podrá salvarse de una pérdida mayor sólo si revisa habitualmente los movimientos de su cuenta. Con este procedimiento se pueden llegar a duplicar cientos de tarjetas en un sólo día.
  • Pero además de estas estafas, se siguen produciendo timos tradicionales como el uso de silicona en la boca de salida de los billetes o la colocación de cajeros automáticos falsos en zonas de paso obligado.

La empresa De La Rue Cash Systems ha aprovechado para dar cinco consejos de seguridad a los usuarios de cajeros automáticos:

  • Evitar realizar transacciones en cajeros aislados, sin cámaras de vigilancia, mal iluminados -si es de noche- y que tengan elementos extraños o papeles con instrucciones. En España existen 60.372 terminales, si uno resulta sospechoso, compensa buscar otro.
  • Desconfiar de las personas que ofrezcan consejos o ayuda ante algún problema con un cajero. Si la tarjeta queda atrapada en la ranura conviene no perderla de vista y llamar inmediatamente al banco o caja para comunicar la incidencia.
  • Memorizar y no revelar a nadie el número secreto de la tarjeta.
  • Tener siempre lista la tarjeta y tapar con una mano el número secreto mientras se teclea el número o la cantidad que se vaya a sacar con la otra. Esta medida protegerá el PIN de posibles cámaras ocultas.
  • Comprobar regularmente los cargos del extracto y en caso de duda comunicárselo al banco o caja.

Por su parte, la banca y los grupos de medios de pagos, que son los que asumen el pago de la mayoría de fraudes, barajan distintas soluciones técnicas de seguridad como es la implantación de un chip en las tarjetas, o el envío de un mensaje de confirmación inmediata al teléfono móvil cada vez que se realiza un movimiento, para poner freno a este tipo de delincuencia.

Asimismo, se están modificando las entradas de los lectores de tarjetas para dificultar que se pueda añadir cualquier mecanismo ajeno al mismo, y se están incorporando nuevos dispositivos capaces de detectar las estafas más comunes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento