Una menor de 13 años fue hallada muerta la noche de este lunes en Vilanova i la Geltru (Barcelona), horas después de que se denunciara su desaparición, según informó la Policía Local. Un hombre, vecino de la localidad, ha sido detenido en relación a estos hechos, informaron fuentes policiales.

La División de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra se ha hecho cargo del caso. El cuerpo sin vida de la menor presentaba signos evidentes de violencia. Según indicaron vecinos de la zona, el cadáver de la niña fue encontrado en la vivienda del individuo que ha sido detenido.

La desaparición de la menor había sido denunciada horas antes y desde ese momento se montó un dispositivo de búsqueda para dar con su paradero y se reclamó la colaboración ciudadana. La niña, de nombre Laia, fue vista por última vez en la zona de la plaza Charlie Rivel.

Tres días de luto

Tras conocerse el hallazgo del cadáver, la alcaldesa de la localidad, Neus Llovera (PDeCAT), lamentó el suceso. "Una noche muy triste en Vilanova i la Geltru, con un profundo sentido de impotencia por la muerte de Laia", indicó en un mensaje en su cuenta personal de Twitter, en la que recordó que están pendientes los resultados de la investigación.

El ayuntamiento de la localidad barcelonesa, por su parte, lamentó "profundamente" la muerte de la menor y ha declarado tres días de luto oficial por este trágico suceso.

También en un mensaje a través de la misma red social, la Policía Local de Vilanova agradeció las muestras de interés ciudadana y reclamó que se borren las imagenes de la menor que hayan podido ser distribuidas "por respeto a la familia".

El detenido, vecino de sus abuelos

El detenido por el asesinato es un hombre de 42 años, vecino de los abuelos de la menor, en cuya vivienda fue hallado el cadáver. El detenido negó en un primer momento saber nada de la niña, por lo que los policías y los familiares siguieron con la búsqueda de la menor, pero tras no hallarla, dos familiares volvieron a llamar a la puerta del hombre, tras considerar que había mantenido una actitud sospechosa, y al volver a abrir, uno de sus tíos entró en el piso.

Mientras que uno de ellos se quedó con el sospechoso en la puerta, el otro entró a revisar las habitaciones: estaban todas abiertas excepto una, que estaba a oscuras y con un colchón fuera de lugar, debajo del cual halló el cuerpo sin vida de la menor, por lo que la Policía Local fue al domicilio y arrestó al hombre, que en ese momento gritó que no había sido él.

El hombre fue detenido en una ocasión por unas amenazas de carácter leve contra su mujer y su hija, en el marco de una separación no amistosa, y que se había trasladado a vivir al bloque donde viven los abuelos de la adolescente, en el que residen también sus padres.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.