Luis Masson. Interior de plaza de toros y catedral de Sevilla. 1868 aprox
Luis Masson. Interior de plaza de toros y catedral de Sevilla. 1868 aprox. Sello seco horizontal. CFRivero LUIS MASSON

Durante años nadie pareció recaer en la importancia de su trabajo fotográfico, que permaneció injustamente olvidado o relegado a un segundo plano. Poco se sabía de su vida y lo que trascendió fue, muchas veces, erróneo. Por este motivo, la exposición Descubriendo a Luis Masson reivindica tanto al autor -al que ahora se considera al nivel de otros grandes del siglo XIX como Laurent o Clifford-, como su prolífica y variada producción, que ha sido rescatada gracias al trabajo de la Colección Fernández Rivero de Fotografía Antigua.

Son precisamente los responsables de esta colección, Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros, quienes durante años ha llevado a cabo un minucioso trabajo de investigación sobre el artista que ha dado como fruto esta muestra. A principios de este 2018 pudo visitarse en el Centro Andaluz de Fotografía (CAF) y ahora se inaugura en la Sala Pardo Bazán del Museo Lázaro Galdiano de Madrid como parte de la Sección Oficial de PHotoEspaña, donde permanecerá hasta el próximo 26 de agosto.

Nacido en Tours en 1825 (se sabe que murió en 1881 aunque no hay datos del lugar), Masson fue uno de los más notables fotógrafos que trabajaron en España en los inicios de este arte. Abrió estudio en Sevilla en 1858 y allí ofrecía al público una oferta variada de trabajos: retratos, vistas, monumentos y reproducciones de pinturas antiguas y modernas. Pionero en hacer reproducciones de las pinturas de Murillo, en la exposición puede verse las fotografías de dos óleos originales del pintor sevillano (a uno de ellos se le perdió la pista, siendo ésta la única imagen que se conserva de él).

Uno de sus grandes fuertes fue la fotografía estereoscópica: "es la más completa realizada por un fotógrafo residente en España durante las primeras décadas de la fotografía y la segunda tras la de Laurent, de todo el siglo XIX español", señalan los comisarios.

En el Lázaro Galdiano podemos ver ahora un conjunto de 88 fotografías realizadas en el periodo comprendido entre 1858 y 1870 (28 de ellas estereoscópicas) seleccionadas entre el conjunto de más de 270 que forman parte de la colección Fernández Rivero. Las imágenes de la exposición, por su parte, están divididas en dos partes: una dedicada a lugares de Andalucía, escenario principal donde se movió Masson; y otra con numerosas vistas y monumentos de otras ciudades como Ávila, Burgos o Salamanca.

"Es un conjunto de piezas producidas en nuestro país pero vendido al público extranjero que venía conocer España. Hemos conseguido que su obra pueda volver, ser contemplada y considerarse parte del patrimonio histórico de España", dicen los comisarios de la producción de este artista que les ha llevado a seguirle la pista por instituciones como el J. Paul Getty Museum, la British Library, el Victoria & Albert Museum o la Bibliothèque Nationale de France.

Poco o nada conocido en nuestro país hasta este momento, Masson logró menciones honoríficas en la Exposición Universal de Londres de 1862 y en la exposición de la Société Française de Photographie un año más tarde.

Por suerte, esta exposición viene reivindicar su figura y reclamar su lugar de honor en la fotografía española. "Esta muestra tiene la extrañeza de que se incluya en un festival como PHotoEspaña, ya que este ámbito fotográfico no es habitual encontrarlo en este tipo de eventos. No obstante, si queremos saber dónde vamos, tenemos que saber de dónde venimos", sentencian los comisarios.