El expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell ha aceptado la oferta del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para ser ministro de Exteriores, han confirmado fuentes socialistas.

Borrell, exministro de Obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente en el último gobierno de Felipe González, rechazó ir de número 3 en las listas del PSC a la provincia de Barcelona para las autonómicas del 21 de diciembre pasado porque daba por cerrada su etapa como político en activo.

El político catalán, de 71 años, ingeniero aeronáutico y doctor en Ciencias Económicas, vuelve así a la primera línea política dos décadas después de haber sido ministro en el último Gobierno de Felipe González y tras renunciar en 1999 a la candidatura a presidente del Gobierno que ganó en primarias a Joaquín Almunia.

Josep Borrell Fontelles (La Pobla de Segur, Lleida, 1947), que fue uno de los principales apoyos de Sánchez en las primarias de hace un año, recuperó presencia mediática a finales del año pasado, en los meses de más tensión por el desafío secesionista del entonces presidente catalán, Carles Puigdemont.

Sus dos intervenciones en las manifestaciones de Barcelona convocadas por Sociedad Civil Catalana tras el referéndum del 1-O, en contra de la declaración unilateral de independencia y en defensa de la unidad de España, fueron especialmente elogiadas en el ámbito constitucionalista.

De hecho, en esos días se comentó en redes sociales que "sería un buen candidato". En una entrevista concedida a 20minutos.es, Borrel dijo que no había "para tanto".

"Me siento halagado, pero tengo casi 71 años y estoy retirado de la política y hasta de mi condición de catedrático de la Universidad Complutense", señaló en la entrevista. "Estoy dispuesto a participar en los debates de los que depende el futuro del país, pero ya no tengo ambición personal".

Llama a Dastis

Borrell ya ha telefoneado al titular en funciones, Alfonso Dastis, para comunicarle que ha aceptado la propuesta de ocupar ese cargo y ambos han quedado en hablar en los próximos días.

Borrell ha llamado a Dastis cuando éste se encontraba en un acto junto al presidente del Gobierno con motivo del 25 aniversario de las relaciones entre España y Andorra.

Fuentes de Exteriores han informado de la conversación entre Dastis y quien le sucederá en el cargo, así como del compromiso que han contraído para verse próximamente, una vez que Sánchez desvele la composición de su Gobierno, para analizar los principales asuntos pendientes en este departamento.

"Dentro de poco"

Sánchez tiene previsto dar a conocer el próximo miércoles el organigrama y los nombres de su Ejecutivo, que tomarán posesión el jueves y celebrarán el viernes su primer Consejo de Ministros.

El presidente ha asegurado que "dentro de poco" tendrá cerrada la composición de su Ejecutivo. Sánchez ha hecho esta afirmación a los periodistas a su llegada a un acto en Madrid con motivo de la conmemoración de los 25 años de relaciones entre España y Andorra.

El jefe del Ejecutivo se ha trasladado desde el palacio de la Moncloa hasta la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, lugar en el que se ha celebrado este acto, y allí ha sido recibido por el jefe del Gobierno andorrano, Antoni Martí.

Ambos se han saludado y Sánchez le ha trasladado que a pesar de que estaba ultimando la estructura de su gabinete, no podía faltar a un acto que conmemora las relaciones entre España y el Principado.

Crítica de Puigdemont

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha criticado la elección de Borrell como nuevo ministro de Exteriores y ha ironizado si este es el "gesto" que tenía pensado el presidente del Gobierno para enviar un "mensaje fraternal de desescalada" de tensión a los soberanistas.

Puigdemont, después de que su partido, el PDeCAT, diera apoyo a la moción de censura promovida por Pedro Sánchez, ha criticado en Twitter a los que hablan de un "tiempo nuevo", después de conocerse hoy el fichaje del expresidente del Parlamento Europeo.

Una elección que no ha gustado al líder de JxCat: "Rescatar perfiles de otro tiempo que se han significado por la escaldada del odio; ¿es el gesto que tenían pensado para enviarnos un mensaje de fraternal desescalada?", ha ironizado.