Ministros
De izq. a dcha., Alfonso Dastis, Román Escolano e Íñigo de la Serna. ARCHIVO

La moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno no solo cambiará el rumbo social, político y económico del país, sino que renovará las caras en la bancada de ministros.

El secretario general de los socialistas tendrá que definir su equipo en los próximos días y ese nuevo gabinete sustituirá a los rostros que los españoles se han acostumbrado a ver en la bancada azul del hemiciclo. Ya no estarán allí las Cospedal, Sáenz de Santamaría, Báñez o Tejerina, ni los Montoro, Catalá o Méndez de Vigo. Todos estos, al menos, mantendrán su asiento en gradas superiores. Y quien dice asiento, dice escaño y sueldo como diputados.

Tres ministros, sin embargo, tendrán que abandonar el Congreso porque no formaban parte de las listas del PP en las últimas elecciones: el ministro de Exteriores Alfonso Dastis, el ministro de Economía Román Escolano y el ministro de Fomento Íñigo De la Serna. Los tres se quedan fuera del hemiciclo. Y en el caso de De la Serna, en el paro. En todo caso, seguirán en funciones hasta que Pedro Sánchez nombre a sus sustitutos.

¿Qué pasará con ellos después? En el caso de los dos primeros el futuro es menos sombrío porque son altos funcionarios: Dastis es diplomático de carrera y Escolano es técnico comercial y economista del Estado. De la Serna, en cambio, se queda sin asignación laboral directa. Eso sí, como exministros, los tres tienen derecho a recibir una indemnización del 80% de su último sueldo anual durante el mismo tiempo que fueron ministros, con un límite dos años.

Román Escolano

Ministro de Economía desde hace apenas tres meses, es el peor parado de la moción de censura. Dejó su cargo como vicepresidente en el Banco Europeo de Inversiones, por el que cobraba 270.000 euros anuales, después de recibir la llamada del presidente Rajoy que le proponía para relevar a Luis de Guindos al frente del ministerio del Paseo de la Castellana. Su sueldo como titular de la cartera se redujo a poco más de 73.650 euros. Ahora, se queda sin su plaza en el BEI —el Gobierno ya propuso como sustituta a la exsecretaria del Tesoro Emma Navarro—, sin el cargo de ministro y sin asiento en el hemiciclo. Y curiosamente, esto ocurre el día que su predecesor, Luis de Guindos, toma posesión como nuevo vicepresidente del Banco Central Europeo... multiplicando por cinco su salario. En todo caso, como Técnico Comercial y Economista del Estado, tiene plaza asegurada y un futuro laboral sin demasiadas sombras.

Alfonso Dastis

Tampoco queda exactamente en el paro, Alfonso Dastis, porque es diplomático de carrera. Pero su cargo como ministro de Exteriores no le ha durado ni dos años. Entró en noviembre de 2016 para conformar el nuevo gabinete de Rajoy, sustituyendo a su antecesor José Manuel García-Margallo. Desde 2011 era representante permanente de España ante la Unión Europea, pero la llamada de Rajoy le trajo a Madrid. Ahora, la llegada de Sánchez al poder le saca del hemiciclo, aunque hay que recordar que la anterior etapa de Gobierno socialista, con José Luis Rodríguez Zapatero, fue embajador en Países Bajos.

Íñigo de la Serna

Tampoco sale bien parado con el relevo gubernamental. Ni es diplomático como Dastis, ni economista del Estado como Escolano, así que puede decirse que Íñigo de la Serna, el actual ministro de Fomento, se queda en el paro. "Ahora empieza una nueva etapa", dijo este viernes en los pasillos del Congreso cuando se le preguntó sobre su futuro profesional. De la Serna abandonó la alcaldía de Santander cuando el presidente Rajoy le llamó para liderar la cartera de Fomento, en sustitución de una Ana Pastor que había sido nombrada presidenta del Congreso. "Me voy con la cabeza muy alta y me siento muy privilegiado por haber sido ministro", afirma este cántabro, ingeniero de caminos, al que se le abre una nueva vía laboral.