acusado de la muerte de su pareja, Silvia Hernández, fallecida en 2016 en su domicilio en Gijón, al considerar probado que no era intención del procesado acabar con la vida de la mujer e infringirle daño innecesario.

Así lo han anunciado en sesión pública en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Gijón, donde se ha desarrollado el juicio desde el pasado lunes.

Las acusaciones, ante el veredicto, han modificado sus penas y, en vez de 22 años de cárcel o prisión permanente revisable, han solicitado cuatro años de cárcel y ocho de libertad vigilada, así como el pago de 60.000 euros de indemnización a cada uno de los padres de la víctima y de 3.000 a su abuela. La defensa, por su parte, ha pedido que se le aplique un año de cárcel y se ha opuesto al pago de cualquier indemnización.

((HABRÁ AMPLIACIÓN CON FOTO))

Consulta aquí más noticias de Asturias.