Almudena Ramón Cueto, en una imagen de archivo
Almudena Ramón Cueto, en una imagen de archivo EP/ARCHIVO

Ramón, científica reconocida por sus trabajos para devolver la movilidad a ratas parapléjicas conocidos desde 2000, es una de las dos personas arrestadas en la operación 'Summas' de la Guardia Civil -junto a su pareja sentimental, que no guarda relación con la medicina-, acusada de estafar más de un millón de euros a cien personas, cuatro de ellos menores de edad, con falsos tratamientos para curar lesiones medulares.

En un comunicado, Proyecto Lázarus ha defendido, "ante la confusión generada" por la detención de la investigadora, su labor como entidad sin ánimo de lucro, con el "único objetivo de potenciar la investigación para la cura de las lesiones medulares".

Ha insistido así en que "nunca ha aportado ninguna cantidad económica a la fundación IRSN de dicha doctora" y en que trabaja "con total transparencia y honradez para lograr su objetivo: alcanzar una cura para los lesionados medulares".

Para potenciar la investigación en la cura de las lesiones medulares, Proyecto Lázarus contactó en el año 2011 con la fundación IRSN para "conocer de primera mano" los ensayos que llevaba a cabo la doctora Almudena. Tras "una breve etapa de colaboración", se "desmarcó definitivamente" de la doctora y de sus terapias, subrayan desde la organización.

Por tanto, ha enfatizado en que es una entidad "absolutamente independiente de la fundación IRSN" y que esta "no ha recibido cantidad económica alguna de Proyecto Lázarus".

De hecho, la organización ha asegurado que requirió en su momento a la fundación que eliminara de sus actividades, comparecencias, documentación o página web "cualquier alusión, dejando claro que no existía ni existe ninguna relación entre Proyecto Lázarus y Almudena Ramón Cueto".

Ahora bien, ha remarcado que no se hace responsable de "cualquier actividad recaudatoria que IRSN y la doctora hayan podido desarrollar supuestamente a favor de la curación de las lesiones medulares". Y ha incidido en su labor "con total transparencia y honradez" para lograr su objetivo, una cura para los lesionados medulares.

Esta asociación nació en València en 2011, impulsada por José Molina y su hijo Jordi, que ese año sufrió un accidente que le provocó una lesión medular.

Consulta aquí más noticias de Valencia.