Rufián, Tardà, Xuclà y Campuzano.
Gabriel Rufián, Joan Tardà, Jordi Xuclà y Carles Campuzano. EUROPA PRESS

El apoyo de ERC (9 diputados), del PDeCAT (8) y del PNV (5) a la moción de censura presentada por Pedro Sánchez tiene sus condicionantes por parte de los partidos nacionalistas que han pedido que el líder del PSOE que se comprometa a tender puentes de diálogo con Cataluña.

Unas peticiones a las que Sánchez se ha mostrado abierto a "dialogar, pactar y solventar" el encaje constitucional de la identidad como "nación" que tiene Cataluña, así como para "cerrar las fracturas" abiertas en la sociedad catalana.

Sánchez pide diálogo a Quim Torra

El líder del PSOE y candidato a la presidencia, Pedro Sánchez ha pedido al nuevo Govern de Quim Torra que hable en el Parlament con los partidos no independentistas para propiciar un ambiente favorable al diálogo.

Sánchez se ha mostrado de acuerdo en que haya una relación bilateral entre el Estado y Cataluña "porque ya está reconocida en el Estatut", al tiempo que ha defendido la necesidad de "reforzar los lazos de lealtad institucional que desgraciadamente estos últimos años se han visto roto.

Ante el portavoz del portavoz PDeCAT, Carles Campuzado, Pedro Sánchez ha defendido que el PSOE es el "único partido que se ha remangado y tomado en serio" la crisis catalana, con una "hoja de ruta consistente basada en el consenso y el diálogo". "En el diálogo, la negociación y el pacto van a tener al Gobierno socialista, el grupo socialista y a mi persona", le ha prometido.

Ante las críticas recibidas por la poca empatía del PSOE con los territorios que reivindican sus "diferencias nacionales", Sánchez ha afirmado que "España es una nación en la que hay territorios que se sienten como tal", y ha planteado que "hay que solventar la vinculación de la identidad de ser nación" que tienen esos territorios "con el Estado y el ejercicio de soberanía compartida, para garantizar la integridad territorial". Y ha asegurado, "ahí nos van a encontrar, siempre dentro de la Constitución y el Estatuto de Autonomía y a partir de ahí construyamos".

Para encontrar "puntos de unión", Sánchez ha propuesto "dar una oportunidad" a los 40 puntos que el expresidente catalán Artur Mas entregó a Rajoy en 2015, "muchos perfectamente compartidos por otros gobiernos autonómicos", ha subrayado. También le ha ofrecido dialogar sobre las leyes que tienen que ver con la cohesión social que han sido recurridas al Tribunal Constitucional por el Gobierno de Rajoy.

A ERC, en España "no hay presos políticos"

La reivindicación sobre la que ha hecho más hincapié el portavoz de ERC, Joan Tardà, ha sido sobre la situación de "los presos políticos y los exiliados" en Cataluña, a lo que Pedro Sánchez ha ofrecido diálogo a ERC para resolver la crisis catalana en el marco de la Constitución y el Estatut pero ha negado que en España haya presos políticos y en que el poder judicial no sea independiente.

"No puedo compartir con usted que el poder judicial en España no sea independiente: creo que lo es; ni que haya presos políticos, y no lo digo yo: lo dice Amnistía Internacional", ha recalcado Sánchez al portavoz de ERC, Joan Tardà.

El líder socialista ha dicho a Tardà que sus posiciones son "muy distantes" y "muy distintas", pero le ha recordado que "no es la primera vez que ERC y el PSOE se entienden en muchas políticas y cuestiones" que les unen como "partidos de izquierdas".

"Ahí hay un territorio que abonar y que también es necesario para destensar la situación política en Cataluña. Es el compromiso que tenemos y espero que hagamos camino al andar", ha dicho Sánchez tras recordar que los socialistas y ERC se entendieron durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y en la Generalitat en la etapa del tripartito.

Sánchez ha defendido que la "clave" para resolver la crisis catalana "tiene mucho que ver con superar dinámica de bloques" y "abrir un espacio de diálogo y consenso". Y ha añadido que "yo me comprometo a explorar ese diálogo para encontrar una solución política a una crisis que es política", ha aseverado Sánchez para rechazar que la salida venga "desde lo judicial".

Ante el PNV, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido a que sea "socio preferente para eventuales cambios legislativos" y ha pedido a los nacionalistas vascos "comprensión" y "empatía" y "predisposición" para esa nueva relación política que "abre un nuevo tiempo para España y para Euskadi".