Gala Dalí
Gala, la esposa de Salvador Dalí, en una imagen de archivo. EP

"Gala fue una mujer extraordinaria en todos los sentidos, sin ella, Dalí no hubiera sido quien fue, pero era misteriosa y compleja y eso no gusta a una sociedad machista que la tachó de arpía". Así se ha expresado Monika Zgustova, que acaba de publicar La intrusa, un retrato íntimo de esta mujer decisiva.

"Era misteriosa y a la gente parece que no le gusta el misterio, le gusta más lo transparente y ella encima era rusa y hablaba poco, porque estaba en sus pensamientos, pero lo más importante, no le importaba nada lo que pensaran de ella, y eso crea recelo", ha explicado Zgustova.

Gala Dalí, de nacimiento Elena Dmítrievna Diákonova (1894-1982) más allá de ser la musa y esposa de Salvador Dalí y haber estado casada con Paul Éluard y haber sido amante de Max Ernst -tres grandes figuras de la poesía y el arte universal-, fue mucho más que una mujer que sujetó y elevó a estos genios.

Así se pone de manifiesto en la La intrusa (Galaxia Gutenberg) de la escritora, traductora y periodista rusa Zgustova, quien tras una profunda búsqueda en la biografía de esta mujer, "culta, decidida, moderna, valiente y muy libre", descubre aspectos de su infancia, como su relación con la poeta rusa Marina Tsvetáyeva, "quien la influyó" y fue víctima también  de la revolución rusa en 1917, como la familia de Gala.

También habla la autora de la relación que Gala tuvo con uno de sus tres hermanos, quien estaba enamorado secretamente de ella, lo que provocó "sentimientos encontrados" en ella.

"De adolescente sentía la mirada del hermano encima y le provoca emociones extrañas, porque se ponía celoso cuando la veía con otros chicos. De ahí que a ella le gustaran después los amores secretos, difíciles y complicados", relata Zgustova, autora de títulos como Vestidas para un baile en la nieve o Las rosas de Stalin.

Inspiración poética, inspiración pictórica

Su exilio por Europa, la relación con su padrastro -"al que ella tenía mitificado y quien le impregnó su amor por la literatura. Gala leía siempre un libro al día"-, recorren estas páginas.

Un libro que repasa la tuberculosis que padeció en la adolescencia y su estancia en Davos en un hospital donde coincidió con un joven Paul Eluard, "que no hubiera llegada a nada sin Gala", recalca Zgustova.

"Ambos se enamoraron. A los padres de Eluard no les gustaba Gala como tampoco les gustó a los padres de Dalí; de ahí el título del libro, La intrusa -asegura Zgustova-, pero hay que recalcar que el poeta no hubiera sido quien es sin ella. Le escribía los poemas, le animaba, estaba a su lado permanentemente para que escribiera. Hizo mucho", añade.

Después la musa tuvo relaciones con Georgio de Chirico, quien le dedicó un ensayo fruto de las conversaciones que mantuvieron ambos. Y finalmente llegó Dalí, "su gran amor", a quien conoció cuando Max Ernst y Gala viajaron en 1929 a la Costa Brava para conocer al entonces joven pintor.

"Gala le ayudó al pintor a tratar la realidad. Fueron amigos, amantes, colaboradores. Dalí era pintor y escritor y ella le ayudó como correctora de sus textos. Nunca hubiera sido el genio que fue sin Gala. Ella era muy libre y mujer de un solo hombre, aunque siguiera teniendo relación con Eluard cuando le veía", dice Zgustova.

Apasionada y anticipada de su tiempo, Gala fue una de las mujeres más decisivas del arte y la literatura del siglo XX, que rompió con todos los estereotipos de su época, como se deduce de las páginas de esta nueva biografía de una mujer obsesionada por la "eterna juventud" y que se sometió a varias intervenciones para rejuvenecer su rostro.