Audiencia Provincial de Oviedo
La Audiencia Provincial de Oviedo, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

Según su declaración ya comenzó a notar cosas raras en su tercera clase con ese profesor, cuando notó una actitud "excesivamente cariñosa" y apreció que le sonreía "de una forma muy siniestra". Estaban solos. Ese día, siempre según la versión de la alumna que entonces tenía 19 años, ya le realizó tocamientos. "Me presionaba con su mano la parte superior del pecho, me agarraba de la cintura por detrás o comenzaba a darme golpecitos tanto por la parte inferior del vientre como por la espalda cerca del trasero, todo con la excusa de corregir mi postura", afirma.

La mujer, que hoy tiene 22 años, dice que aquellas actitudes continuaron y que cada vez que él se le acercaba, ella se bloqueaba. "Me daba incluso miedo decirle algo por si me gritaba", ha indicado.

Esos comportamientos del profesor cesaron cuando a las clases acudió otra alumna como oyente. "Mientras ella estuvo, el profesor cambió y no tuvo esos acercamientos", explica al juzgado antes de decir que cuando la oyente dejó de ir a las clases volvió a sufrir el mismo comportamiento, e incluso fue insultada. "Eres idiota, no vales para nada, eres tonta, cretina, retrasada mental, eres una mierda como persona", afirma la joven que le decía.

Sufrió ese primer año "continuos intentos" de tocarle, besarle e insultarle. Le preguntaba por su vida personal y le besaba en los labios durante las clases, asegura.

La mujer sufrió en agosto de 2016 varios ataques de ansiedad. El segundo año del curso fue aún peor porque, afirma, también hubo agresiones físicas. "Ya no sólo se atrevía a meter mano o a gritar, sino que también me agredía; comenzó con unas collejas en la cabeza y en la siguiente clase me azotó en los dedos de la mano izquierda mientras tocaba con el arco de violín en tres ocasiones me golpeaba con saña en la mano con un anillo de oro de gran tamaño", dice en referencia a su experiencia de esa época. Añade que le daba empujones y que le llegó a pegar con saña.

Cuando ella intentó irse de la clase, afirma que él cambió su actitud y dijo que hacía esas cosas porque le amaba". Su actitud, añade, se volvió en las clases "más viciosa", y le "besaba el cuello" y luego le olía. "Esa situación me resultaba asquerosa", relata en su escrito. Otras veces , añade, le soltaba indirectas sobre ir a su casa, le contaba chistes verdes o le agarraba de la cintura mientras la ponía frente al espejo. "Pegándose a mí y mientras me hablaba al oído", recuerda. También le acusa de haberle maltratado académicamente.

Tras más de dos años con esa situación, medicada, tratada como "loca" por el profesor, explica que por fin explotó y contó todo a sus padres. Siempre según su versión, en ese momento acudió con su madre a hablar con la dirección del Conservatorio para que le cambiaran de profesor. "Tuvimos que aguantar las críticas y burlas del propio director que sin ninguna consideración por mis padres tuvo el descaro de decir que la culpa era de mis padres por no haberlo denunciado", señala en el escrito que ha decidido presentar este jueves a modo de denuncia en el juzgado de guardia de Oviedo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.