Ana Botín
Ana Botín FOMENT DEL TREBALL - Archivo

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha instado este jueves en Bilbao a mantener la "seguridad" y a "reducir entre todos la incertidumbre" y ha señalado que el capital extranjero "ha apostado por España" pero "empieza a haber una cierta preocupación por si va a cambiar la tendencia en España".

Así lo ha explicado la presidenta de la entidad financiera en una conferencia en Bilbao en la Universidad de Deusto organizada por Deusto Business Alumni, en la que ha señalado que los logros obtenidos en España se valoran más en el extranjero y ha apuntado que la situación en Europa está "mucho mejor que hace unos años", aunque ha señalado que el tema de Italia "no ayuda".

Durante el evento, Botín ha asegurado que "lo que ha hecho España en los últimos años es más reconocido fuera que aquí". En este sentido, ha recordado que el país lleva "cuatro años de recuperación" económica y ha creado medio millón de puestos de trabajo.

Botín ha afirmado que el País Vasco es "un gran ejemplo" de que España es un país "competitivo". "Tenemos grandes empresarios, que se están reinventando y exportando", ha señalado.

La presidenta de la entidad financiera ha afirmado que, cuando viaja, la única pregunta que le trasladan tiene que ver con la tasa de desempleo, aunque ha indicado que la real no es la que refleja la estadística y existen en algunos casos problemas para encontrar mano de obra. No obstante, ha precisado que se está en "una tendencia positiva y es algo súper importante".

"Creo que tenemos una gran oportunidad de que esto siga, pero también hay un riesgo de que esto no siga", ha indicado Botín, que ha apuntado que los analistas "comparten esa visión" y la existencia de riesgos, "no solo en España y no solo en Europa".

En este sentido, ha manifestado que hay "mucho crecimiento" pero tiene que "llegar a todos" porque "es una obligación" y, "mientras eso no ocurra", se puede generar "inestabilidad política en el mundo".

Por lo tanto, cree necesario "intentar entre todos reducir la incertidumbre", porque se está ante "un punto bastante crítico de inflexión" y ha apelado a dar "seguridad y certidumbre de una manera relativamente rápida".

Según la presidenta del banco, el capital extranjero "ha apostado por España muchísimo y siguen invirtiendo, pero empieza a haber una cierta preocupación de si va a cambiar la tendencia en España". En su opinión, aunque Europa está "mucho mejor que hace unos años, el tema de Italia no ayuda". No obstante, ha asegurado que "Italia no es Grecia". "No quiero decir más", ha indicado Botín, que ha señalado que "preocupa que la incertidumbre se alargue".

NUEVO CONTRATO SOCIAL

Por otra parte, en su intervención ha reflexionado sobre el futuro de las empresas y el trabajo, y lo que será el "nuevo contrato social en la era digital". Botín ha indicado que, a futuro, aunque es posible que una parte de la sociedad perciba "algún ingreso básico universal", la "mayoría va a seguir trabajando, menos horas y no un trabajo para toda la vida" y cree que los ciudadanos del futuro serán "empleados directamente por los mercados".

La presidenta de la entidad ha afirmado que, para sobrevivir en el mercado, es necesario "contratar a los mejores, atraer clientes, entablar negociaciones y relaciones estrechas con los proveedores". Todo ello precisa de una serie de actividades que comparten unos costes, "los costes de transacción".

No obstante, ha manifestado que esos costos de transacción "no son estáticos" y cree que el "principal y más visible impacto" de la revolución digital es la reducción de los costes de transacción. Según ha apuntado, con la revolución digital, los ganadores son los "mercados" porque "operar en ellos es hoy más barato que hace 10, 20 o 100 años".

PLATAFORMAS TECNOLÓGICAS

En este punto, ha aludido a las grandes plataformas tecnológicas existentes, en su mayoría americanas y chinas, y ha manifestado que todas operan con "menos activos fijos" que las empresas tradicionales y no son propietarias de gran parte de los activos productivos para fabricar y vender sus productos y servicios.

A su juicio, esas plataformas son "la versión mejor acabada por el momento del triunfo del abaratamiento de los costes de transacción en los mercados de modelos de negocio 'cerrados'". Según ha indicado, suelen tener "estructuras "cerradas, sin transparencia hacia los usuarios que, hasta hace poco, consideraba que los servicios que ofrecían eran gratis".En su opinión, "la gente ha comenzado a entender que el precio de recibir servicios aparentemente gratis es la invasión de su privacidad". "El caso de Cambridge Analytica/Facebook es un punto de inflexión", ha precisado.

Botín ha aludido a "algunas de las disfuncionalidades más notorias" del modelo de negocio de las grandes plataformas globales", algunas de las cuales "sólo se podrán solucionar con nuevas reglas". "No tiene sentido alguno que algunas de estas grandes compañías tecnológicas, meramente por no llamarse bancos, no cumplan con las reglas y requerimientos que nos aplican a los que sí lo somos. A igual actividad, igual tratamiento. Porque los riesgos públicos y privados no desaparecen porque cambie el proveedor de los servicios", ha añadido.

En este escenario, según ha indicado, las empresas que no se adapten al cambio "van a perder" y esa es la razón por la que el Banco Santander se está "convirtiendo en una plataforma global abierta de servicios financieros". Además, ha apuntado que seguirán la "estrategia clara" de mantener una "relación cada vez más estrecha" con sus clientes porque "no estar próximos a la gente es un fatal error".

Asimismo, ha señalado que quieren ser un "banco responsable" y ello significa "colaborar para hacer frente a los retos" futuros, el primero de ellos, la ética y la conducta. "El Santander de dentro de 10, 20, 30 años será un banco responsable y global como hoy, pero mucho más parecido a una plataforma que al banco que fuimos en la primera década del siglo XXI", ha agregado.

Botín ha apuntado que, tras la última crisis, las empresas, y especialmente los bancos, deben "hacer más" para "ganar y mantener la confianza de las personas". A su juicio, ganar esa confianza requiere "hacer las cosas de manera responsable".

El segundo reto citado es el de la transformación digital, y, en este sentido, ha señalado que deben ser capaces de "reinventarse como banco" y ayudar a los clientes a "entender los nuevos modelos digitales".

"Nuestro punto de partida es único en el sector: contamos con 140 millones de clientes en 10 mercados con una población total de más de 1.000 millones; tenemos una diversificación equilibrada que nos aporta estabilidad; y capacidad de innovación para ofrecer productos y servicios más sencillos, personalizados y modernos", ha señalado Botín que ha indicado que buscan contribuir al progreso de las personas y empresas.

Otros retos son el crecimiento inclusivo, que es el único que "es sostenible, construye economías más fuertes y sociedades más estables". Por ello, ha insistido en que el Banco Santander quiere crecer "acompañando el crecimiento de los clientes y de las comunidades en las que se opera". En este sentido, ha destacado su compromiso con la educación y el emprendimiento. El cuarto reto, según ha añadido, es el del crecimiento sostenible y abordar cuestiones como el cambio climático o los retos demográficos.

Botín ha defendido que, si ayudan a la sociedad a solucionar estos retos, ello permitirá aumentar la confianza en la entidad y la fidelidad de sus clientes para crecer y ofrecer "una buena rentabilidad a los accionistas". "Y el crecimiento rentable nos permitirá ayudar a más personas a progresar y generar un mayor compromiso de nuestros propios equipos", ha añadido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.