Presentación de la memoria de Cáritas en Huelva.
Presentación de la memoria de Cáritas en Huelva. EUROPA PRESS

En rueda de prensa, la directora de Cáritas Diocesana de Huelva, Pilar Vizcaíno, junto con el Vicario para la Transmisión de la Fe y para la Acción Caritativo y Social, Santiago SantaOlalla, han presentado la Memoria General 2017, un documento que recoge la realidad del trabajo de la entidad y que supone una radiografía muy real de la situación de la Diócesis de Huelva contada desde el trabajo diario de los 75 equipos de Cáritas Parroquiales que existen en la provincia y desde los Servicios Diocesanos.

Para todo trabajo que se realiza, Cáritas Diocesana de Huelva cuenta con recursos para la Acción Sociocaritativa de la Diócesis, que suman un total de 2,4 millones de euros. Gran parte de esta cantidad proviene de las aportaciones directas de la comunidad cristiana onubense a través de campañas, colectas y acciones puntuales promovidas por la Iglesia.

Una labor importante la desarrollan los voluntarios, ya sea en la atención en parroquias o en los distintos centros ubicados en las instalaciones de la calle Doctor Cantero Cuadrado, "sin los cuales sería imposible llevar esta labor", ha remarcado Vizcaíno.

En total, 744 voluntarios han participado en esta acción durante 2017, a los que hay que añadir los técnicos y personal de Cáritas Diocesana de Huelva, que en 2017 ha tenido a una plantilla compuesta por una media de 30 trabajadores.

En concreto, al año en el centro de Cáritas se antienden a 800 personas, muchas "con problemas mentales, adicciones y de carácter transeunte, vienen y se van", a lo que ha añadido que unas 300 personas viven en Huelva sin hogar.

Por último, teniendo en cuenta las atenciones realizadas, que suponen un aumento de las realizadas en 2016, que sumaron 101.215 en total. Esto se debe a que el trabajo con las personas atendidas se realiza de forma integral y a que la cronificación de la pobreza para muchos colectivos les haga depender de entidades como Cáritas.

NUEVOS PERFILES

Vizcaíno ha destacado que hay un nuevo perfil de usuario de Cáritas que son aquellas personas que vienen huyendo de conflictos bélicos y de crisis humanitarias, como "son personas de El Salvador o de Venezuela que llegan con lo puesto y que principalmente reclaman un empleo".

A su vez, ha destacado que el trabajo de Cáritas "traspasa fronteras y culturas" y ha puesto como ejemplo que este miércoles celebraron el Corpus Christi en un asentamiento de Lucena del Puerto presidido por el obispo de Huelva, José Vilaplana, donde se rezó el Padre Nuestro en varios idiomas.

Por último, ha asegurado que la entidad ha tenido constancia de los presuntos abusos a temporeras marroquíes que trabajan en las explotaciones freseras "por la prensa", ya que en los asentamientos en los que Cáritas visita "la mayoría son hombres subsaharianos".

"La situación de los asentamientos no les está importando a nadie; de viviendas, de derechos básicos y de agua no habla nadie", ha lamentado Vizcaíno, quien ha señalado que "una vez que hablas con estas personas, muchas de ellas cuentan que no tienen papeles pero que sí trabajan en el campo".

Consulta aquí más noticias de Huelva.