Entrada al restaurante centenario de Barcelona El Mesón del Café (1909).
Entrada al restaurante centenario de Barcelona El Mesón del Café (1909). EL MESÓN DEL CAFÉ

La entidad Barna Centres, la Associació d'Establiments Emblemàtics y la plataforma Resistim al Gòtic han exigido este jueves a la Generalitat la paralización de la subasta de 47 inmuebles procedentes de herencias intestadas entre los que se encuentra el comercio El Mesón del Café (1909), en la calle Llibreteria número 16, bar incluido en la Guía de Establecimientos Emblemáticos de Barcelona.

En rueda de prensa, el portavoz de Resistim al Gòtic Martí Osó ha pedido la anulación de la subasta y que todos los inmuebles que lleguen a manos de la administración a través de herencias inestadas "se dediquen a ampliar el parque de vivienda pública para revertir la especulación".

Además, ha reivindicado que los ingresos obtenidos a través de la venta de otros inmuebles o activos procedentes de este tipo de herencia --como locales comerciales o aparcamientos-- "pasen a incrementar la cartera de vivienda pública", y finalmente, que se proteja y mantenga El Mesón del Café como comercio emblemático del barrio y los vecinos que viven en el mismo edificio.

Osó ha señalado que los vecinos de la calle Arai 3 sufren una situación similar, puesto que la Generalitat en 2015 subastó el edificio, que fue adquirido por un fondo inversor alemán, pero posteriormente la fundación Hospital Clínic impugnó el proceso y actualmente "los vecinos se encuentran en una situación de incertidumbre acerca de su futuro hogar".

El argumento de la Generalitat, según el portavoz, es que poner a subasta este tipo de inmuebles es una obligación, y ha dicho que la Generalitat ha asegurado que destinará el dinero obtenido con la subasta a entidades sociales y culturales, "hecho totalmente contradictorio porque con la subasta están haciendo desaparecer un bien cultural como El Mesón del Café".

Según ha afirmado, la Generalitat se comprometió en 2016 por escrito a no subastar estos inmuebles "y ahora lo está incumpliendo", y ha asegurado que desde 2011 el Gòtic ha perdido un 20% de la población y que los vecinos tienen la sensación que la Administración se ha olvidado de ellos.

La reivindicación del barrio

El representante de la Associació d'Establiments Emblemàtics Josep Maria Roig ha lamentado que ningún político se haya acercado a la rueda de prensa, y ha manifestado que es importante que Barcelona mantenga estos comercios emblemáticos como El Mesón del Café porque dan singularidad a la ciudad y forman parte de su historia.

El propietario del bar, Antonio Peligros, ha puesto en valor "el sentimiento y trabajo que hacen posible la existencia del Mesón del Café", y ha criticado que la actitud de las administraciones parece ser favorable a los intereses mercantiles y no a los de los vecinos.

El representante de Barna Centres Miquel Carner ha planteado como solución la creación de una moratoria de licencias porque "lo que es inconcebible es que se cierre un comercio de toda la vida y abran otra tienda de souvenirs".

Carner ha pedido también "una actitud activa por parte de las instituciones", y ha dicho que el Ayuntamiento debe entender que el barrio no está en venta, que debe seguir siendo de los vecinos y que hay que frenar la especulación aumentando el parque público de vivienda.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.