El gerente del SCS y el subdirector de Gestión Económica en rueda de prensa
El gerente del SCS y el subdirector de Gestión Económica en rueda de prensa Europa Press

El Gobierno de Cantabria concluye que el informe previo interno realizado por técnicos de la Consejería de Sanidad sobre las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud (SCS), no detecta "ningún ilícito penal" aunque sí aparecen "incidencias contractuales", por lo que se remitirá a la asesoría jurídica y a la Intervención General.

Así lo ha decidido este jueves el Consejo de Gobierno, que, en su reunión semanal, ha analizado el informe elaborado por la Inspección Sanitaria tras las denuncias sobre presuntas irregularidades en esta legislatura en la contratación de SCS.

La consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real, lo presentará en el Parlamento durante su comparecencia ante la Comisión de Sanidad que ha solicitado esta misma semana y que espera pueda producirse el próximo lunes, 4 de junio. Ese día, se pondrá también el informe a disposición de los grupos de la Cámara.

Asimismo, el Consejo de Gobierno ha acordado poner el documento a disposición de la Fiscalía de la comunidad autónoma si así lo requiere en el transcurso del proceso que ha iniciado sobre este asunto después de que PP e IU hayan llevado el asunto a este órgano.

SOLO "CINCO PEQUEÑAS IRREGULARIDADES" ADMINISTRATIVAS, NO DELITOS

En declaraciones a los medios de comunicación, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha explicado que en el informe "desmonta la mayor parte de las acusaciones que se han hecho" y solo menciona "cinco pequeñas irregularidades" de carácter administrativo pero -ha dicho- "en ningún caso" delitos.

"No hay ningún desvío de fondos, no hay ninguna obra que se haya pagado que no esté hecha, puede haber alguna irregularidad administrativa", ha avanzado el presidente de Cantabria en relación a este informe al ser cuestionado por los periodistas después de acudir a las Jornadas Nacionales de la ITV que se están celebrando en Santander.

En relación a estas "irregularidades" recogidas en el informe, Revilla ha explicado que sí se aprecian algunas relativas a la recepción de obras antes de su finalización, un hecho que, sin embargo, según ha dicho, tiene "explicación" puesto que se hizo para evitar la pérdida de fondos del Presupuesto.

"No vemos más materia que esa", ha aseverado el jefe del Ejecutivo regional, que, sin embargo, ha insistido en que pese a que "en principio" no se ha detectado ningún "ilícito penal", se está "a expensas" de lo que concluya la asesoría jurídica, la Intervención y la Fiscalía y en función de ello, el Gobierno "actuará".

"Vamos a esperar un poco. Si esto se va a saber todo en no mucho tiempo. A lo mejor alguno se lleva una sorpresa", ha dicho Revilla, que ha señalado que si la asesoría jurídica o la Intervención entienden que si, además de las "3 o 4 cosas de tipo menor", hay alguna "anomalía" de más relevancia y se recomienda "tomar medidas", el Ejecutivo "va a actuar" contra las personas "que las hayan cometido" y sin esperar ni siquiera a la Fiscalía.

REVILLA: REAL NO HA FIRMADO LOS CONTRATOS SINO QUIENES HA DIMITADO

Cuestionado por la responsabilidad de la consejera en las irregularidades del SCS, Revilla ha insistido en que no es Real la que ha firmado esos contratos sino las personas que han dimitido, que eran el que era su gerente, Julián Pérez Gil, y el subdirector de Gestión Económica, Javier González. Además, ha subrayado que al año en el SCS se firman "30.000 contratos".

"La responsabilidad es de aquel que firma algo ilegal", ha insistido Revilla, que cree que la responsabilidad de quien nombra es la cesar o hacer dimitir al que no haya actuado correctamente.

Revilla ha insistido "no conoce", o solo "de vista" a los cargos que han dimitido y ha señalado que no sabe si han dejado su cargo por razones personales o porque "se sienten responsables de hacer algo no correcto".

Y ha subrayado que son los consejeros, y no él, los que nombran a los directores y altos cargos de sus respectivos departamentos por lo que él "no conoce a la mayor parte de la gente".

"Ni siquiera los de mi partido me piden a mí permiso o autorización, ni siquiera opinión. Porque si tu confías en un consejero tienes que confiar en que esa persona tiene lucidez, capacidad y sensatez suficiente para rodearse del mejor equipo", ha aseverado Revilla.

El presidente regional ha reconocido que, entre los cargos que nombran los consejeros, puede haber gente que "ha salido rana" pero ha subrayado que en el Gobierno regional hay 19.000 funcionarios y puede haber 80 directores generales.

En el Consejo de Gobierno de este jueves se ha aprobado el nombramiento del pediatra Benigno Caviedes, hasta ahora director gerente del Hospital Sierrallana de Torrelavega, como nuevo director gerente del SCS tras la dimisión de Pérez Gil.

Además, en esta reunión también se aprobaron los decretos por los que se cesa a Pérez Gil y a Francisco Javier González Gómez como director gerente y subdirector de Gestión Económica e infraestructuras del Servicio Cántabro de Salud, respectivamente.

En sus declaraciones a los medios sobre este asunto, realizadas en el Paraninfo de la Magdalena, Revilla ha vuelto a situar estas denuncias dentro de una "táctica" del PP por intentar que parezca que "todos cometen delitos", montando para ello "una especie de campaña" para hacer pensar que el SCS es "un desastre cuando no es así". "Si alguien va por la sanidad de Cantabria verá que funciona muy bien en general", ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.