La coordinadora en Navarra del Proyecto ERSISI, Loli Gutiérrez
La coordinadora en Navarra del Proyecto ERSISI, Loli Gutiérrez GOBIERNO DE NAVARRA

El Proyecto ERSISI (acrónimo en inglés del título 'Refuerzo del Derecho a la Inclusión Social a través de la Integración de Servicios') experimenta "un nuevo modelo de atención a la población vulnerable desempleada basado en la intervención conjunta de los servicios sociales de base y los servicios de empleo". En dicha intervención "juegan un papel central equipos multidisciplinares de gestión de casos", ha destacado el Ejecutivo foral en un comunicado.

La coordinadora del Proyecto ERSISI en Navarra, Loli Gutiérrez, ha presentado, ante delegaciones de diferentes países, los componentes principales de la metodología del proyecto, así como algunas conclusiones provisionales tras los primeros nueve meses de implementación en las dos áreas piloto de Tudela y la Sakana ocidental. Así, la semana pasada el Departamento de Derechos Sociales mantuvo sendas sesiones de trabajo con los grupos de acción constituidos en ambas zonas que coordinan acciones con el fin de insertar en el mercado laboral a los grupos sociales con más dificultades de acceso.

Si bien preliminares, los primeros resultados del proyecto en ambas zonas "permiten apreciar que la motivación de las personas beneficiarias y su participación en actividades orientadas a la incorporación sociolaboral ha aumentado de manera evidente en comparación con los datos obtenidos de los grupos de control". Asimismo, se han impulsado alianzas locales del Servicio Navarro de Empleo con organizaciones empresariales y asociaciones de desarrollo presentes en las localidades piloto, con el fin de "favorecer el éxito de las 500 personas desempleadas que participarán en el proyecto".

El proyecto ERSISI fue seleccionado por la Comisión Europea en 2016 para su financiación en un porcentaje cercano al 75%. Al lado de su principal promotor, el Departamento de Derechos Sociales, otros socios clave son: el Servicio Navarro de Empleo, el Ayuntamiento de Tudela, la Asociación de Servicios Sociales de Base de Alsasua, Olazti y Ziordia y la Universidad Pública de Navarra. Esta última es la encargada de realizar una evaluación de impacto que se utilizará para planificar la eventual expansión del modelo a otras localidades de la Comunidad foral, una vez finalice el proyecto en septiembre de 2019.

Consulta aquí más noticias de Navarra.