Durante la homilía de la misa con motivo de la festividad del Corpus Christi en Toledo, el primado toledano ha afirmado contundente "que Dios está aquí", convencido de que los católicos "lo oyen" y tal vez hay otras personas que "no lo entienden del todo o a quiénes les parece ridículo".

"Se trata de la presencia real y verdadera de Jesucristo en la Eucaristía", ha incidido, aunque ha dicho entender "el sentimiento de lejanía que se da en tanta gente respecto a la presencia de Cristo".

Esta realidad le preocupa al arzobispo de Toledo, que ha asegurado que los que sienten "la presencia de Jesús resucitado" tienen que "librar ante la cercanía de Dios", porque es "mucha la gente que suspira por esa cercanía".

LA CULTURA MODERNA

Rodríguez se ha referido a las "grandes corrientes de nuestra cultura moderna" que "afirman insistentemente que no ven signos de presencia de Dios entre nosotros", y que no lo perciben como "un poder divino que actúe y cambie las cosas de este mundo"

Estas corrientes, a juicio del arzobispo toledano, sostienen que "todo es obra de un poder humano cada vez más articulado y fuerte", ante lo que ha exhortado: "Dios nos ampare si fuera así, hermanos".

Ha manifestado su desacuerdo con "este modo de ver las cosas", aunque también su respeto hacia los que "piensen de otro modo" pero este respeto, "nunca pondrá en cuestión la identidad y la obra de Jesucristo".

JESUCRISTO, EN EL CORAZÓN DE TOLEDO

Ya centrado en la celebración del Corpus, ha destacado que la presencia de Jesucristo "tiene una intensidad única" que se encuentra en muchos lugares, y que este jueves "está en el corazón de Toledo, que es la Catedral", en "las calles y rincones" de la ciudad así como en los toledanos y demás personas que sienten esta festividad.

No obstante, ha recordado que aunque "admiramos la belleza de nuestra procesión", no hay que separarla de la fe en Dios, de "la entrega de su cuerpo y su sangre" a la humanidad.

Consulta aquí más noticias de Toledo.