Protesta de vecinos contra la supresión de la línea de bus 41.
Protesta de vecinos de Barcelona contra la supresión de la línea de bus 41. @asapla

La nueva red de bus de Barcelona afronta ahora su última fase de implantación este mes de junio. A partir de este lunes 25 de junio se pondrán en funcionamiento tres líneas más, llegando a las 23 en la capital catalana.

Son la diagonal D50 de Paral·lel a Ciutat Meridiana y las verticales V9, de Poble-Sec a Sarrià, y V33, del Fòrum a Santa Coloma de Gramenet. Esta última refuerza la vocación "metropolitana" de este servicio, pues su recorrido se adentra en las poblaciones del eje Besòs de Sant Adrià y Santa Coloma de Gramenet. Cabe recordar que los autobuses de TMB operan en una 10 de municipios metropolitanos.

Algunas de estas últimas modificaciones de las líneas de bus han recibido fuertes críticas de los vecinos de los barrios de Can Baró, La Salud y Guinardó que protestan porque los nuevos recorridos dejan a esta zona de Barcelona sin conexión con el centro de la ciudad

En declaraciones a 20minutos, el vecino inscrito al Consell de Barri de Can Baró, José Luis Petreñas, lamenta que "nos han vendido como una solución a la aglomeración de turistas este nuevo recorrido de la línea 24 y de la 92, cuando en realidad no solucionará nada".

Y es que según explica Petreñas, el recorrido actual del bus 24 (que llega hasta el Paral·lel) permite a los vecinos conectar con el centro de Barcelona y "coger el autobús dos paradas antes de plaza Cataluña para poder sentarse y evitar la aglomeración de turistas en esa parada".

Los vecinos proponen que se "ponga un servicio de bus lanzadora para turistas que conecte plaza Catalunya con el Park Güell, y así dejar las líneas de transporte público para los barceloneses" que, ha añadido "somos los que los pagamos con nuestros impuestos".

En Sarrià, los vecinos se han organizado en protesta por el trazado de la línea V9, y están recogiendo firmas para evitar la supresión de la línea 41 por la V9. Los vecinos piden que el trazado de bus de la V9 suba todo Ganduxer para conectar con Iradier y que bajara luego por el albor de Via Augusta, en la plaza de Borrás, y así no tocar Anglí y Calatrava.

La modificación del trayecto afecta también a la gente mayor que quiere llegar al ambulatorio de la calle Manso, al Hospital del Sagrat Cor o al Mercat de Sant Antoni. También perjudica a las famílias de las escuelas del distrito de l'Eixample que se han movilizado para pedir que se mantenga el 41, porque muchos de los alumnos del centro llegan desde Sant Antoni.

Línea D50

La nueva línea D50, que conectará a partir del día 25 de junio el Paral·lel con Ciutat Meridiana pasando por la Dreta del Eixample y Nou Barris, provoca la modificación de la línea 24 actual y la sustitución de las líneas 50 y 51. La 24 recorta su recorrido y tiene su origen y final en el lado montaña de la plaza de Catalunya. La D50 ha surgido del proceso participativo llevado a cabo con vecinos y cruza casi todas las líneas horizontales y gran parte de las verticales de la red.

Línea V9

Tiene un recorrido de 11,5 kilómetros entre Poble-Sec y Sarrià y toma como referencia la línea 41 mientras que sustituye a la 66. Intenta que el usuario se mueva por este eje de la forma más recta posible, utilizando como corredores la calle Entença y la avenida Diagonal. Quiere reforzar la gran demanda de movilidad escolar en transporte que se da en los distritos norte de Sarrià y Les Corts.

Línea V33

Su implantación conlleva la sustitución de las líneas 42 y 143  y la modificación de la B-23. En su trazado pasa por el Bon Pastor y Baró de Viver y conecta la ciudad de Barcelona con Sant Adrià y Santa Coloma.

Además, se crea una nueva línea convencional, la 52 entre plaza de Catalunya y Collblanc, que cubrirá parte del recorrido que dejará de hacer la línea 50. La línea convencional existente 60, estrena nuevo trazado por Via Trajana y la calle Santander a petición de los vecinos. La línea de altas prestaciones V5 tiene nuevo origen y final en la avenida Pearson de Pedralbes y la línea convencional 67 desplaza la parada final a la plaza de Catalunya.

En paralelo a la implantación de esta nueva red de bus, se añadirán 9,5 kilómetros de carriles bus en 10 actuaciones y para mejorar la fluidez de paso de los vehículos y la seguridad viaria se colocarán antes del día 25 de junio siete nuevos semáforos específicos para autobuses y cinco cruces adaptados semafóricamente. 

Para acondicionar las nuevas paradas, se han renovado 3.200 metros cuadrados de pavimento de las aceras y se han llevado a cabo 349 actuaciones en el arbolado como sustituciones y podas, además de 17 remodelaciones de pasos de cebra. Todas estas actuaciones en la vía pública tienen un presupuesto de adjudicación de 733.329,01 euros.

Totalmente desplegada en otoño

En otoño se dará por finalizada la implantación de esta ambiciosa nueva red de transporte en superficie con la última remesa de cinco nuevas líneas de altas prestaciones: la H2 (avenida de Esplugues-Trinitat Nova); V1 (Districte Granvia de l'Hospitalet-avenida de Esplugues); V19 (Barceloneta-Plaça Alfons Comín); V23 (Nova Icària-Can Marcet) y V25 (Poblenou-Horta).

Esta nueva forma de usar el autobús dispondrá a partir de entonces de 28 líneas: ocho horizontales, 17 verticales y tres diagonales. A estas hay que sumar las 43 líneas convencionales o complementarias en marcha y las 27 líneas de proximidad y buses de barrio. En total, 98 líneas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.