Gassama
Mamoudou Gassama conversa con el presidente Macron en el Palacio del Elíseo. Thibault Camus / EFE

El padre del niño que fue rescatado el pasado sábado en París por el inmigrante maliense Mamadou Gassama deberá comparecer ante un juzgado en septiembre para rendir cuentas por haber dejado solo al menor. Según han revelado las autoridades, dejó solo al menor por estar jugando al Pokémon Go.

El hombre ya fue interrogado por la Fiscalía el domingo pasado, y  deberá comparecer ante el juez en septiembre para ser juzgado por dejación de funciones, lo que podría costarle una pena de hasta dos años de cárcel.

El Ministerio Público ha asegurado que el hombre salió de casa para hacer unas compras y se retrasó por jugar a Pokémon Go. El hombre se encuentra "profundamente arrepentido", según la fiscalía de París.

La madre no lo perdona

La madre del menor, que este martes ha agradecido a Gassama su acción, vive en la Isla de Reunión y tenía planeado trasladarse a la caputal francesa con su segundo hijo en junio. El pequeño rescatado se había mudado a a capital francesa hace apenas tres semanas.

Entrevistada por una radio local de Reunión, la mujer ha declarado que el padre no estaba acostumbrado a cuidar del niño y que no era la primera vez que lo dejaba solo.

"No puedo justificar lo que hizo mi marido. La gente dirá que es algo que le puede pasar a cualquiera y les ha pasado a otras personas. Mi hijo simplemente tuvo suerte", afirmó la madre a la emisora, según la cadena BBC.