Un supermercado Lidl
Una sucursal de la cadena de supermercados de Lidl. LIDL

La empresa de supermercados Lidl dejará de comercializar a final de año bolsas de plástico de un solo uso para transportar la compra. Con la decisión de retirar por completo este producto algo que ya han hecho en Baleares—, la firma se adelanta a la normativa europea que en 2020 prohibirá la comercialización de bolsas de plástico ligeras para reducir su impacto medioambiental.

El director general de la compañía, Claus Grande, ha agregado que su medida, en cualquier caso, va "mucho más allá" de la iniciativa europea, pues prevé la retirada total de bolsas de plástico de un solo uso y no solo eliminar las ligeras. En su lugar, comercializarán bolsas de rafia, hechas también a partir de plástico, pero reciclado.

La acogida por parte de los consumidores ha sido "muy positiva", ha señalado Grande, pues el 90% de los clientes de Lidl se mostraron a favor de prescindir de estos productos en las pruebas de aceptación realizadas por la empresa.

En una rueda de prensa en Madrid, la compañía ha asegurado que con esta medida renuncia a la venta de más de 100 millones de bolsas de plástico y al ingreso de 1,5 millones de euros anuales.

Las bolsas de rafia tienen un mayor coste, de 0,50 euros respecto a los 0,05 euros que cuestan las convencionales, pero Grande ha afirmado que la sustitución de bolsas de plástico convencionales por las de rafia o de papel ha supuesto para ellos una caída de los ingresos en ventas de bolsas del 30%, "reducción que justifica la pérdida de ingresos de un millón y medio de euros anuales".

El director de la empresa también ha avanzado que están trabajando en diferentes alternativas para encontrar soluciones a las bolsas de sección, que se utilizan en las compras a granel.